El mercado de ordenadores todo en uno enfrenta dificultades en el primer trimestre

  • Infraestructura

workstation

Durante el año pasado el segmento de ordenadores All-in-One ha disminuido ligeramente, a pesar de que su formato de ordenador integrado en la pantalla resulta muy adecuado los entornos de trabajo doméstico. Sus ventas han sufrido fluctuaciones importantes a lo largo de 2020, cerrando el último trimestre con un repunte, pero los expertos alertan de que en los primeros meses del año los envíos van a descender, debido a la escasez de componentes.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Los ordenadores All-in-One integran bajo su pantalla todos los componentes electrónicos de un ordenador, lo que proporciona las capacidades informáticas necesarias para trabajar en un formato muy compacto, que permite diseñar espacios de trabajo limpios y muy prácticos, en muy poco espacio. Por ello, tradicionalmente han sido ordenadores ideales para una oficina doméstica, pero su demanda no ha sido la esperada por los fabricantes el año pasado. En vez de estos equipos, excepto en determinados meses de 2020, los clientes han optado más por los ordenadores portátiles para el trabajo desde el hogar, lo que ha resultado en un descenso de ventas del 3% interanual para la categoría AiO.

Según las cifras preliminares publicadas recientemente, en el cuarto trimestre del año pasado las ventas de PC AiO aumentaron un 3,3% con respecto al trimestre anterior, alcanzando unos ingresos de 3,54 millones de dólares. Aunque estas cifras son muy inferiores al crecimiento del 20% registrado en los ordenadores de sobremesa en general, y los “todo en uno” solo representaron el 13% de esta categoría en el primer semestre, una cuota que los expertos anticipan que podría descender en la primera mitad de 2021.

Esto no se debe solamente a que los clientes están desviando su interés hacia los ordenadores portátiles, sino a otros factores relacionados con los problemas que se están dando en la cadena de suministro. Según los expertos, desde comienzos de año los fabricantes de estos ordenadores están experimentando una escasez de componentes que comienza a dificultar la producción.

Como consecuencia, prevén que los envíos de equipos podrían descender en torno a un 17,5%, lo que podría tener un impacto importante en el mercado general de ordenadores, ya que estas las potenciales de PC AiO se desviarían hacia otros segmentos, como los chromebooks y otros portátiles. A nivel de proveedores, los destaca especialmente el desempeño de Apple, que en el cuarto trimestre del año pasado logró incrementar un 10% secuencialmente las ventas de sus exitosos equipos iMac, ampliamente utilizados en oficinas convencionales y domésticas.

Esto se logró gracias al buen soporte recibido por su principal socio ODM, Quanta Computer, que también ha recibido importantes pedidos de otros clientes como Lenovo, Asustek y Dell. Pero la escasez de componentes amenaza el flujo de equipos AiO, algo que ya se ha visto en el descenso del 8% en los envíos del cuarto trimestre de los AiO del fabricante HP. Así, los expertos creen que esta caída se extenderá a otras marcas en los primeros meses de 2021, mientras que las ventas de portátiles todavía mantendrán un buen desempeño hasta mediados de año.