El tráfico de Internet en España ha crecido un 50% en solo un año

  • Infraestructura

Velocidad

Desde que se declaró la pandemia el tráfico de Internet se ha disparado en todo el mundo, ya que las personas han recurrido más que nunca a servicios online para el trabajo el ocio y las comunicaciones. En el caso de España las cifras son más impresionantes, si cabe, ya que solo en el nodo de Madrid el tráfico ha aumentado un 50% desde marzo de 2020, tras haber superado constantemente los anteriores récords de ancho de banda.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Internet ha sido fundamental para las personas durante lo peor de la pandemia, ya que ha proporcionado un canal de comunicación básico con el mundo durante el confinamiento. Y la Red también ha servido para proporcionar acceso a diferentes servicios de ocio digital. Asimismo, ha sido fundamental para las empresas, que se han basad en las comunicaciones a través de Internet para habilitar el teletrabajo. Para ello han utilizado herramientas de comunicaciones y colaboración, redes privadas virtuales y otras tecnologías que les han permitido interconectar a los empleados que estaban en sus hogares.

El resultado de este cambio en los usos y costumbres de la gente y las organizaciones es que el tráfico global de Internet ha aumentado a un nivel sin precedentes en solo un año. Y en España las cifras son más impresionantes que en muchos otros países, ya que, desde la declaración del Estado de Alarma, en marzo de 2020, el tráfico ha aumentado un 50%, como revelan los datos provenientes del nodo de DE-CIX en Madrid.

Esta información indica que gran parte de este aumento del tráfico de Internet se debió a la explosión del teletrabajo, ya que en la última Encuesta de Población Activa se revela que en España ha habido más de 3 millones de personas trabajando desde sus hogares, cuatro veces más que en 2019. Otras causas de este crecimiento son el aumento de las iniciativas de estudio remoto y, sobre todo el ocio digital, que abarca el streaming de contenido multimedia y los juegos online.

Por otro lado, el estudio realizado por esta empresa, en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid y otras entidades, devela que la infraestructura de red global fue capaz de soportar este aumento del tráfico casi sin incidencias, sobre todo durante la primera mitad del año pasado. Y, aunque la compañía opera muchos de los principales nodos de interconexión de Internet en todo el mundo, explican que los datos de Madrid son reveladores.

Porque no solo ha aumentado un 50% el tráfico en el último año, sino que la demanda de servicios basados en una conexión a Internet ha aumentado un 25% en las redes conectadas a este nodo, pasando de 170 a 212 en los últimos 12 meses. Esto contrasta con la tendencia habitual, que suele estar entre el 10% y el 15% anual. Además, destacan especialmente que el tráfico ha crecido más entre los meses de febrero y noviembre, una etapa en la que ha aumentado un 30%.

Y no solo eso, sino que la demanda de ancho de banda no ha parado de crecer, con picos que se han ido superando constantemente. Los momentos más destacados para el nodo DE-CIX Madrid fueron durante la primera oleada del coronavirus, especialmente el 14 de marzo, cuando se alcanzó un pico de tráfico de 468 Gbps, el 20 de marzo (494 Gbps). Posteriormente, en la tercera ola, se alcanzaron los 555 Gbps el día 9 de enero, coincidiendo con las elecciones de Estados Unidos. Después, durante el partido de Champions League entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid, se superó el récord anterior dos veces hasta llegar a los 594 Gbps, y durante la tormenta Filomena se superó la barrera de los 600 Gbps.

Como explica Theresa Bobis, directora regional para el sur de Europa en DE-CIX, desde su compañía confiaban “en que la red iba a aguantar la demanda y así ha sido. Hemos observado cómo ha ido aumentando el tráfico de datos durante el año, sobre todo en el tráfico relativo a ámbitos como el trabajo desde casa y el entretenimiento, lo que demuestra la importancia de contar con una infraestructura digital robusta y resiliente. La capacidad de nuestras redes se amplía se amplía al alcanzar el 63% de la capacidad existente, dejando un 37% restante siempre para asegurar que tengamos suficiente caudal libre para soportar el crecimiento del tráfico”.