La segmentación de 5G impulsará la industria de telecomunicaciones

  • Infraestructura

5G

El potencial de 5G en el ámbito empresarial es enorme, y, para aprovecharlo, la industria de telecomunicaciones está trabajando en una la segmentación de las nuevas redes, para separar sus diferentes ámbitos de uso. Según los expertos, la segmentación de 5G permitirá a la industria generar ingresos por valor de 20.000 millones de dólares para el año 2024, superando las anteriores previsiones.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Las redes privadas 5G permiten la transformación digital empresarial Leer

Para aprovechar adecuadamente el potencial de los nuevos modelos comerciales de 5G, la industria está trabajando en la segmentación de las redes, dividiendo sus activos de red en función de diferentes criterios como movilidad, seguridad o tipos de tráfico. Este fraccionamiento permite a los CSP ofrecer diferentes niveles de servicio en función de las necesidades de cada caso de uso comercial, proporcionando distintas capacidades en cuanto a disponibilidad de red, rendimiento, latencia, seguridad y otros parámetros. Esto permite diseñar planes de precio adaptados a cada tipo de cliente, lo que resultará en una mejor gestión de recursos y unos mayores ingresos.

Según los especialistas de ABI Research, para el año 2024 la segmentación de 5G estará completada y proporcionará unos ingresos por valor de 20.000 millones de dólares. En este último informe los expertos han incrementad mucho sus perspectivas, que anteriormente pronosticaban esta misma cifra para dos años después. Pero, ahora, se muestran más optimistas, aduciendo que la segmentación traerá más beneficios a los proveedores de servicios, ya que permitirá crear entornos de conexión más controlables y flexibles, sin necesidad de alterar la infraestructura subyacente.

En opinión de Don Alusha, analista senior de ABI Research, “hay tres impulsores comerciales para la división de 5G. Uno es que los nuevos servicios se pueden implementar con poca o ninguna interrupción de los servicios existentes. La agilidad del servicio es un desafío con las redes actuales, porque la introducción de nuevos servicios requiere la reconfiguración de las redes subyacentes. El segundo es que las verticales pueden optimizar la eficiencia de la red con un costo potencialmente menor. La infraestructura de red compartida se utiliza en múltiples segmentos 5G, lo que promueve una mejor utilización de los recursos y puede, en teoría, reducir el alcance y la complejidad de la integración”.

 

Y, finalmente, destaca que “la división 5G permite a los socios verticales llevar al mercado una gama más amplia de servicios comerciales, basados en secciones de red que se personalizan de acuerdo con los acuerdos de nivel de servicio (SLA) requeridos y las indicaciones clave de rendimiento de la red (KPI)”. Para lograr el máximo alcance de esta segmentación de las redes se requiere un ecosistema más maduro, algo que se irá logrando en los próximos años, a medida que los proveedores vayan incrementando sus inversiones en el las redes 5G independientes.

Pero esta nueva forma de concebir los servicios de telecomunicaciones comerciales implica que se deben producir más sinergias entre los fabricantes de tecnologías de red y los operadores de telecomunicaciones. Esto será fundamental en el futuro, ya que los clientes demandan infraestructuras y servicios más interoperables, que se adapten un ecosistema tecnológico cada vez más diverso, basado en soluciones y servicios de diferentes proveedores.

Por ello, los expertos de ABI Research destacan que el despliegue generalizado de la segmentación de 5G requiere que la industria rediseñe sus estrategias comerciales para integrar mucho más el conocimiento del entorno empresarial. Esta es la única forma de construir una cartera de servicios basados en 5G que pueda convencer a los clientes, pero esto conlleva importantes riesgos para los CSP, que necesitarán revisar sus estructuras internas. Y también establecer relaciones con socios verticales para abordar mejor sus debilidades y mejorar sus capacidades y modelos comerciales.

Finalmente, Alusha explica que “la segmentación de 5G es un viaje para la industria. Ya se ha establecido la base para los casos de uso básicos. Por ejemplo, se espera que en los próximos años se comercialicen las mismas implementaciones de división 5G y redes de área local / campus (LAN) del mismo proveedor. Las implementaciones de múltiples proveedores y las implementaciones de tipo de red de área amplia (WAN) son más desafiantes. Estas capacidades se llevarán potencialmente al mercado a partir de 2023 y más allá, con una proliferación de implementaciones centrales independientes de 5G, inversión en computación de borde para desarrollar casos de uso de baja latencia y un mayor consenso de la industria sobre cómo los terminales pueden admitir la división de redes”.