La segmentación de redes 5G generará 20.000 millones en ingresos para 2026

  • Infraestructura

5G_IoT_Smart city

Según los expertos, la gran variedad de casos de uso empresariales de 5G requerirá una mayor división de las redes, algo que diversificará el mercado y traerá grandes beneficios. Las investigaciones más recientes apuntan a que, para el año 2026, esta segmentación generará unos ingresos estimados en 20.000 millones de dólares, repartidos entre las aplicaciones industriales, C-V2X, logística y las telecomunicaciones para el gran consumo, entre otros mercados.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

Las redes privadas 5G permiten la transformación digital empresarial Leer

La naturaleza de las redes 5G es diferente a la de generaciones anteriores de tecnología celular, gracias a su gran ancho de banda, su baja latencia y que permiten gestionar conexiones a gran cantidad de dispositivos de forma más eficiente que 4G LTE y otras alternativas. Esto está permitiendo que por fin se creen casos de uso con verdadero potencial para diferentes usos empresariales, desde la automatización de las fábricas a las los vehículos autónomos y las Smart Cities, entre otros muchos.

Pero esto exige una división clara de las redes para que las diferentes aplicaciones de 5G puedan operar sin interferir, y la industria está trabajando en esto, dando lugar a mercados diferenciados y complementarios. Según la última investigación publicada por ABI Research, está aumentando la importancia de la división de las redes 5G (5G Network Slicing) en el ámbito empresarial, impulsada sobre todo por las verticales de la industria pesada.

Destacan que solo la industria manufacturera, la automovilística (a través del concepto C-V2X) y la logística van a sumar un mercado de 12.000 millones de dólares para el año 2026, representando una parte sustancial del mercado general, estimado en más de 20.000 millones para ese año. Como explica Don Alusha, analista senior de 5G Core & Edge Networks en ABI Research, “esta investigación destaca la importancia de 5G Slicing como habilitador para la creación de nuevo valor, particularmente a medida que los proveedores de servicios de comunicaciones (CSP) refuerzan sus capacidades para ir más allá de los ingresos por conectividad”.

Añade que una vez que se haya superado la pandemia, los planes de la industria serán acelerar las implementaciones de edge computing para desarrollar aún más los casos de uso de baja latencia, extender la cobertura 5G y alcanzar el consenso de la industria sobre cómo los teléfonos y dispositivos pueden admitir la división de 5G. Y comenta que, además, “la industria en general ahora se da cuenta de que para extraer el valor en juego, es necesario mejorar la forma tradicional de hacer negocios y articular claramente los impulsores comerciales y la utilidad comercial de la división para los socios verticales”.

Los expertos destacan tres impulsores principales para esta futura segmentación de las redes 5G. El primero es que los nuevos servicios se podrán implementar con poca o ninguna interrupción de los servicios existentes. Esto resulta aún más difícil si no se lleva a cabo una clara división de las redes, ya que la complejidad de implementación requiere reconfigurar las redes subyacentes, lo que puede generar interrupciones.

El segundo factor a tener en cuenta es que, a través de esta segmentación, las verticales pueden optimizar la eficiencia de la red con costos más bajos, por que las redes compartidas con otros socios de la industria permiten mejorar el aprovechamiento de recursos sin las interferencias de socios con intereses y necesidades diferentes. Además, esto puede reducir la complejidad de la implementación e integración.

Finalmente, este porcionamiento de las redes 5G permitirá a los socios verticales lanzar una gama más amplia de servicios basados en acuerdos de nivel de servicio (SLA) personalizados, y más fáciles de cumplir. Aunque los expertos señalan que aún falta tiempo para que surja un ecosistema maduro y preparado para la división de 5G, especialmente con las dificultades económicas que se están produciendo a causa de la pandemia. Por eso, llevará unos años llevar a cabo las pruebas de concepto y el despliegue tecnológico necesarios para construir este nuevo ecosistema de redes segmentadas.

Alusha concluye su informe diciendo que “cosechar todos los beneficios de la división de redes 5G es un esfuerzo a largo plazo que deberá comenzar poco a poco, mediante implementaciones tipo campus del mismo proveedor. Las implementaciones de múltiples proveedores se materializarán con más alineaciones de la industria en el soporte de terminales, el modelo de negocio y la colaboración entre integradores de sistemas, proveedores y CSP”.