Gemelos digitales para resolver los desafíos de infraestructura

  • Infraestructura

tercera plataforma

La gestión de todo tipo de infraestructuras está entrando en una nueva era con la introducción de gemelos digitales, algo que se está empezando a ver en el transporte, los edificios inteligentes, las Smart Cities o las fábricas. Pero la expansión de esta tecnología se está viendo frenada por su elevado coste, por lo que los expertos creen que su futuro está estrechamente ligado a las plataformas abiertas.

Gracias a los gemelos digitales es posible monitorizar con gran precisión los sistemas complejos de diversa naturaleza, como las infraestructuras digitalizadas. Además, esta tecnología permite realizar simulaciones y pruebas para evaluar la eficacia y el impacto de los cambios, lo que ayuda a reducir el coste y el tiempo de implementación de mejoras. Por ello, empresas de diferentes sectores están empezando a desarrollar proyectos de gemelos digitales para la gestión de infraestructuras, por ejemplo, en el transporte, la industria, las ciudades o los edificios inteligentes.

Pero poner en marcha un gemelo digital tiene un coste muy elevado, tanto en equipos informáticos, dispositivos conectados, y redes de datos como en software. Los expertos afirman que por ello su avance está siendo lento, y esperan que la llegada de nuevas plataformas abiertas de gemelos digitales de infraestructura se convierta en un motor de crecimiento para el mercado en los próximos años.

Según un reciente estudio de Frost & Sullivan, las plataformas abiertas ayudarán a impulsar los proyectos de gemelos digitales, gracias a que permiten ahorrar costes y facilitan la integración de tecnologías y son mucho más sencillas de implementar. Como explica Seth Cutler, consultor principal de energía y medio ambiente en Frost & Sullivan, “existe un requisito de mercado claro para plataformas abiertas bien desarrolladas para crear gemelos digitales y aplicaciones de gemelos digitales para infraestructura”.

Añade que “este tipo de plataformas puede limitar el riesgo para los desarrolladores al brindar una base prefabricada sobre la que se puede construir, incorporando datos relevantes y sistemas importantes para la tarea en cuestión”. El concepto abierto contribuye decisivamente a la interoperabilidad y la longevidad de los sistemas y, como explica Cutler, puede ayudar a “garantizar que varios sistemas, como datos de diseño de ingeniería, datos de sistemas comerciales, datos de IoT y datos de activos, se puedan usar juntos sin problemas durante la vida útil de un activo”.

Gracias a estas capacidades los expertos están convencidos que las empresas y los servicios públicos apostarán cada vez más por las plataformas abiertas de gemelos digitales para la gestión de sus infraestructuras. Ya hay ejempos de ello en gestores de transporte público, destacadas empresas de ingeniería e, incluso, en el ejército y la marina. Esto impulsará un mercado en el que se podrán integrar con más facilidad numerosos actores, proporcionando múltiples opciones en cuanto a hardware, software y servicios.