Corea del Sur quiere convertirse en una potencia de supercomputación

  • Infraestructura

Supercomputer

Las autoridades de Corea del Sur acaban de anunciar un plan para construir en la próxima década el que será uno de los cinco mayores supercomputadores del mundo. Con esta nueva infraestructura quieren situarse a la vanguardia en uno de los campos tecnológicos que más impacto tendrán en las empresas, la investigación científica, la sociedad y la economía en general.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

El desarrollo de la supercomputación es vital para sostener las aplicaciones digitales más exigentes del futuro, así como para apoyar la investigación en numerosas áreas de la ciencia y la tecnología. Para no quedarse atrás en este campo tecnológico tan trascendente muchos países están apoyando el desarrollo de las tecnologías de supercomputación, aportando financiación para el avance de su propia industria de plataformas HPC. En los últimos dos años se han dado grandes avances tecológicos en el campo de la supercomputación, por ejemplo en Norteamérica, donde se han destinado muchos fondos para el desarrollo de estas tecnologías. También en la Comunidad Europea, en China, donde la tecnología está evolucionando rápidamente.

Y ahora, Corea del Sur ha anunciado un nuevo plan para posicionarse como uno de los principales líderes mundiales en supercomputación en la próxima década. Como han explicado las autoridades del país, antes de completar este proyecto, el país seguirá con su Estrategia Nacional de Innovación en Computación de Ultra Alto Rendimiento, que completará un nuevo sistema para el año 2023 y otro en 2028. Se espera que estos sean dos supercomputadores de primer nivel, pero no será hasta 2030 cuando se complete el proyecto final, que pretende posicionar a Corea del Sur entre los líderes mundiales en supercomputación.

Hong Nam-ki. ministro de economía y finanzas de Corea del Sur, ha dicho que su país “actualmente clasificado en el puesto 21 en términos de potencia de procesamiento, intentará llegar a la lista de las cinco principales naciones con las supercomputadoras más rápidas mediante el desarrollo de sistemas informáticos de primer nivel para organizaciones estatales”.

Esta posición en la lista Top500 se ha logrado gracias al supercomputador Nurion, que cuenta con 570.000 núcleos de procesamiento. Y, desde su creación, Corea del Sur solo ha construido otros dos sistemas HPC, pero menos potentes que los de otros países como Estados Unidos, China, Alemania, Italia, Reino Unido o Arabia Saudí, entre otros que se encuentran todavía por encima en el ranking mundial.

En su momento, con Nurion querían lograr una computadora de 30 petflops, pero su rendimiento final no logró superar la mitad de esta cifra. Esto dejó claro que el país necesitaba reconsiderar su estrategia de mejora tecnológica, y por eso ahora han ideado un pan mucho más ambicioso. Porque con estos nuevos superordenadores no solo quieren aumentar la capacidad de cálculo, sino que pretenden desarrollar su propio hardware, fabricando tanto los procesadores como la plataforma de datos de alto rendimiento.

Como han explicado desde el Consejo Nacional de Utilización conjunta de Computación de Super Alto Rendimiento, Corea del Sur tiene la gran ventaja de contar con una potente industria de semiconductores, pero para alcanzar el éxito y seguir siendo líderes en el futuro necesitan trabajar en el diseño y la fabricación de sus propios procesadores. Porque, hasta el momento, los proveedores principales de esta tecnología son Estados Unidos, Japón y China, algo que ahora prenteden cambiar.