El sector industrial aumenta su interés por la flexibilidad que ofrecen los cobots

  • Infraestructura

IA - industria manufacturera

La automatización de la industria avanza de forma inexorable, pero con la llegada de los cobots se han abierto nuevas opciones a la hora de diseñar el futuro modelo operativo de las fábricas. Porque los robots colaborativos tienen múltiples posibilidades de aplicación, ayudando a los humanos en su trabajo de formas muy diversas, lo que ofrece mucha más flexibilidad a las empresas industriales en su camino de transformación digital.

Recomendados: 

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

¿Qué base de datos ofrece mayor rendimiento en entornos Cloud? Leer

Desde que comenzaron a desarrollarse productos finales verdaderamente convincentes, las posibilidades de los robots colaborativos no han dejado de ampliarse. En los últimos años su tecnología ha evolucionado enormemente, y ahora hay máquinas capaces de realizar múltiples funciones, no solo una tarea, y hacerlo en consonancia con los operarios humanos, unas capacidades que interesan mucho a las empresas del sector industrial de cara a sus objetivos de automatización.

Precisamente esta versatilidad hace que el mercado de cobots esté creciendo de forma destacable, con grandes previsiones para los próximos años. Según una reciente investigación de ABI Research, las ventas de robots colaborativos alcanzaron un valor de 475 millones de dólares en 2020, y se espera que este año aumenten hasta 600 millones. Este aumento no parará con el fin de la crisis, sino que los expertos están convencidos de que los ingresos seguirán creciendo a una CAGR del 32,5% hasta el año 2030, para cuando se espera que generen unos ingresos de 8.000 millones de dólares.

Los motivos de su popularización son varios pero, como explica Rian Whitton, analista principal de ABI Research, “el beneficio más directo de los cobots no está en su capacidad para colaborar con los humanos. Más bien, se debe a su relativa facilidad de uso, su interfaz mejorada y la capacidad de los usuarios finales para volver a implementarlos para diferentes tareas”. Esto será el motor de la rápida expansión que vivirá el sector a lo largo de esta década, cuando además se espera grandes avances que servirán para apuntalar este segmento de robótica de cara al futuro.

Whitton explica que, gracias al gran desarrollo que están teniendo estas máquinas, “las barreras entre los cobots y los robots industriales estándar están comenzando a romperse, ya que muchos proveedores están experimentando con robots de modo dual, que pueden tener un cobot y un modo industrial. Además, los cobots están comenzando a desarrollar cargas útiles más pesadas, de acuerdo con la evolución de las regulaciones”.

Así, los expertos de ABI Research esperan que la categoría de cobots contribuya de forma decisiva a acelerar la automatización del sector industrial, gracias a su potencial para ayudar a las PYMEs en este camino. Además, seguirá proporcionando soluciones cada vez más avanzadas, flexibles y rentables para las empresas de mayor tamaño, sobre todo en el sector industrial, pero también en otros como el de logística o el comercio minorista.