Las redes 6G comenzarán a dar servicio a partir de 2028

  • Infraestructura

Internet Redes

Aunque la tecnología 6G ya se está desarrollando, los estándares finales de la siguiente generación de redes celulares no estarán listos hasta el año 2026. Y, según los expertos, las implementaciones comerciales de estas redes 6G no empezarán a realizarse hasta el año 2028, cuando las empresas de telecomunicaciones comenzarán a prestar los primeros servicios.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

Por qué las plataformas de edge cloud complementan el enfoque multi-cloud Leer

Todavía no se ha completado el despliegue de las nuevas redes de telecomunicaciones celulares, pero la industria ya está trabajando en lo que será la siguiente generación. Aunque, a priori, esas redes no supondrán un cambio tan radical como el que se está produciendo con llegada de 5G, que implica cambiar radicalmente toda la infraestructura de las redes para adoptar un modelo más distribuido. Eso sí, con 6G la industria no solo buscará un aumento de velocidad, sino que se enfocará en reforzar aún más la seguridad de los datos y la privacidad de los usuarios, y también tratará de lograr una mayor sostenibilidad energética.

En el último informe de ABI Research, los expertos explican que el despliegue comercial de 5G comenzó en 2019, pero hasta dentro de varios años no se logrará extender los servicios a todo el globo. Tomando esto como ejemplo, los expertos prevén que los primeros años de implementación comercial de 6G serán 2028 y 2029, aunque las primeras tecnologías estandarizadas llegarán en 2026.

Jiancao Hou, analista senior de infraestructura de red móvil y 5G en ABI Research, explica que “X Reality (XR), que es una combinación de realidad aumentada (AR), realidad virtual (VR) y realidad mixta (MR), es una solución prometedora para que 6G cree un entorno real y virtual mixto con tiempo real o interacción hombre-máquina en tiempo no real”. Añade que “Las capacidades de autoorganización y autocuración de una red para respaldar la conducción autónoma, el enjambre de drones y las redes omnipresentes también serán fundamentales para reducir el tiempo y el costo de la implementación de la red y ofrecer una mayor cobertura móvil”.

Además, "en la década de 2030, 6G podría ser el habilitador clave para lograr una conectividad ubicua con una amplia gama de dispositivos / sensores que se utilizan en diversos entornos de comunicación”. El informe destaca que 5G permite una tasa máxima de datos de 20 Gigabits por segundo, lo que se traduce en una tasa promedio de 120 Mbps para cada usuario de la red. Esto supuso un gran salto con respecto a la red 4G, pero con 6G la industria pretende incrementar las prestaciones hasta 1.000 Gbps y 1 Gbps, respectivamente.

Esto permitirá dar forma a ecosistema de aplicaciones como la realidad extendida o las comunicaciones holográficas, que requieren el máximo ancho de banda. Estas tecnologías jugarán un papel impulsor similar al que están teniendo la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la computación distribuida en el caso de 5G. La necesidad de soporte a estas aplicaciones está atrayendo la atención de las principales organizaciones vinculadas al progreso de las redes celulares. Por ejemplo, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE), que ya están valorando los requisitos de los casos de uso que tendrá 6G.

En opinión de Hou, “la complejidad del procesamiento y el consumo de energía de los dispositivos y el hardware de la infraestructura son factores principales que podrían limitar el progreso del desarrollo de tecnologías inalámbricas avanzadas”. Pero para garantizar los servicios de red y una buena experiencia de usuario es vital realizar una asignación dinámica de recursos informáticos y de espectro, y desarrollar algoritmos de mitigación de interferencias más eficientes.