Reino Unido quiere instalar líneas de fibra aprovechando las conducciones de agua

  • Infraestructura

fibra, conductos, cable

El gobierno británico ha lanzado una iniciativa con la que financiará proyectos de I+D relacionados con la prestación de servicios móviles y de banda ancha a través de las redes de distribución de agua potable. Su objetivo es facilitar y abaratar el despliegue de nuevos servicios de comunicaciones en las zonas rurales, aprovechando para implementar sistemas de monitorización del suministro de agua.

Se acaba de anunciar que el Gobierno de Reino Unido está buscando formas de aprovechar las conducciones de agua potable para llevar conexiones de banda ancha fijas y móviles a las zonas rurales. Para ello ha lanzado Fiber in Water (FiW), una competencia abierta a la que pueden presentarse proyectos de I+D que persigan este objetivo, y que podrían obtener financiación para hacerlos realidad. La iniciativa cuenta con unos fondos totales de 4 millones de libras y tiene un segundo objetivo, que es la instalación de sistemas de monitorización del suministro de agua que aprovechen estas líneas de fibra óptica para detectar posibles fugas y mejorar la seguridad de las infraestructuras.

En su anuncio, el Departamento de Cultura, Medios, Medios Digitales y Deporte del Reino Unido explica que “el proyecto buscará demostrar cómo la infraestructura vital (agua y telecomunicaciones) se puede entregar en conjunto mientras se generan ahorros para los clientes”. Este enfoque permitiría ahorrar muchos costos, dado que actualmente la instalación de nuevos conductos y postes para conducir la fibra puede suponer hasta cuatro quintas partes del coste del despliegue de nuevas redes de banda ancha.

El Ministro de Infraestructura Digital, Matt Warman, ha dicho en su anuncio que “el costo de excavar carreteras y terrenos es el mayor obstáculo que enfrentan las empresas de telecomunicaciones cuando conectan áreas de difícil acceso a una mejor banda ancha, pero debajo de nuestros pies hay una vasta red de tuberías que llegan a prácticamente todos los edificios del país”. Por ello ha pedido a los innovadores de Reino Unido que les ayuden a utilizar esta infraestructura preexistente para ofrecer conectividad de nueva generación con un coste inferior para el estado, los operadores y los clientes finales.

Ya existen proyectos similares en el ámbito privado, como el de Scottish and Southern Electric, que están trabajando para tender líneas de fibra por las alcantarillas de la ciudad de Londres. Esto no se puede hacer en las zonas rurales, ya que las alcantarillas son independientes en cada población, pero no las conducciones de agua, que llegan a todo el país. Los interesados en participar podrán presentar sus solicitudes hasta el 4 de octubre, y los responsables del proyecto podrán decidir si conceden financiación a uno o más proyectos, que se pondrán en marcha desde enero hasta marzo de 2022.