La densidad de robots industriales se ha duplicado en los últimos cinco años

  • Infraestructura

robotica fabrica

El sector manufacturero está embarcado en un proceso de modernización para optimizar sus procesos a través de la automatización de las instalaciones, una transformación que se basa en tecnologías como la robótica. Desde el año 2015 se ha duplicado la densidad de robots industriales a nivel mundial, y los expertos esperan que en los próximos años su adopción se acelerará en los principales países productores.

Recomendados: 

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

La automatización industrial está progresando rápidamente en las fábricas de todo el mundo y, según las últimas cifras publicadas por la Federación Internacional de Robótica (IFR), en los últimos años la densidad de robots se ha duplicado, pasando de 66 unidades por cada 10.000 trabajadores en 2016 a 126 en 2020. La región más avanzada en este sentido es Asia / Australia, donde la relación es de 134 unidades por cada 100.000 trabajadores, seguida por Europa (123) y América (111).

Milton Guerry, presidente de la IFR, comenta que la densidad de robots sirve como barómetro para medir el grado de automatización en la industria manufacturera en todo el mundo. Según su informe, los países donde la industria manufacturera está más robotizada son Corea del Sur, Singapur, Japón, Alemania y Suecia, y en los próximos años seguirán progresando en la automatización a través de robots, junto con otros países que lideran del sector. Los motores de este crecimiento son la necesidad de aumentar la eficiencia y resiliencia en las empresas de fabricación, que además están encontrando soluciones cada vez más avanzadas e innovadoras, como los nuevos robots móviles autónomos o los robots colaborativos

El ejemplo más destacado es China, que se ha convertido en el mercado de robótica más dinámico del mundo. En 2015 mostraba una densidad de robots de 49 unidades por cada 10.000 trabajadores, una cifra que ha aumentado hasta 246 en 2020, situando al país en noveno lugar en el ranking mundial. Todavía está lejos de Corea del Sur, que lidera la clasificación desde 2010, y donde en 2020 la densidad fue de 932 unidades. Esto se debe a la gran fuerza de las industrias nacionales de electrónica y de automoción.

En el caso de Singapur el índice ha ido creciendo un 27% de media anual desde 2015, alcanzando 605 unidades en 2020, consolidando su segunda posición, muy por delante del tercero. Este es Japón, donde en 2020 se instalaron 390 robots por cada 10.000 empleados. Aunque este es el principal país productor de robots industriales, con una capacidad de fabricación de 174.000 unidades en 2020. Esto representó el 45% de la capacidad de entrega a nivel mundial, y sus marcas quieren seguir expandiéndose, adoptando estrategias de estímulo y formación para aumentar su base de clientes a nivel mundial. 

Por su parte, la región de Norteamérica está liderada por Estados Unidos, donde la densidad de robots ha aumentado desde 176 unidades en 2015 a 255 en 2020. El país ocupa el séptimo lugar a nivel mundial, por delante de Taiwán (248 unidades) y China (246 unidades). Las autoridades estadounidenses quieren seguir potenciando la robotización de su industria para reactivar un sector que en muchos aspectos ha ido perdiendo la fuerza de antaño, y así poder competir con China y otros rivales. De cara a los próximos años se espera que aumente el uso de robots industriales para ayudar a cumplir los objetivos de descarbonización y para modernizar industrias como la de automoción, que se encuentra en plena transición hacia los vehículos eléctricos.

Europa se plantea unos objetivos similares, con un alcance muy amplio que abarca multitud de industrias, tanto tradicionales como en desarrollo. Además, cuenta con algunos de los países más robotizados del mundo, como es Alemania. Con un índice de 371 unidades por cada 10.000 trabajadores ocupa la cuarta posición a nivel mundial. Por sí sola representa el 33% de todos los envíos de robots a Europa, y acapara el 38% de todo el stock operativo de la región. La propia industria de robótica del país está logrando recuperar posiciones en el ranking mundial, expandiendo su mercado a otras regiones, y apoyándose en nuevas categorías de robots destinados a otras industrias, más allá de la manufacturera.

Otros países de la UE que destacan sobre el resto, son medias superiores a la global, son Suecia (289 unidades), Dinamarca (246 unidades), Italia (224 unidades), Países Bajos (209 Unidades), Austria (205 Unidades) o España (203 Unidades). Por debajo de las 200 se encuentra Francia, que ocupa la posición número 16 en el ranking mundial, con 194 unidades. Y el Reino Unido es el único país del G7 que presenta un índice inferior a la media mundial, con 101 robots industriales por cada 10.000 trabajadores, lo que lo sitúa en la posición 24. Aunque hace cinco años la cifra era de 74, y los expertos de la IFR opinan que el éxodo de trabajadores que se ha producido a consecuencia del Brexit podría seguir alimentando las iniciativas de robotización de su industria manufacturera.