Los fabricantes de robots impulsan la formación para los trabajadores de la industria

  • Líderes digitales

FANUC_CERT - Robot_Educacion - Formacion

A lo largo de esta década la robótica va a expandirse en los entornos industriales, con nuevas propuestas como los robots móviles y colaborativos, que formarán parte de la estrategia de automatización de las fábricas. Para facilitar su adopción los proveedores han invertido en la creación de numerosos centros de formación donde entrenan a los empleados de sus clientes para trabajar en los nuevos entornos robotizados, ofreciendo capacitaciones de todos los niveles.

Recomendados: 

Entendiendo la Era del dato: tecnologías y propuestas para gestionar la "datificación" Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

El número de robots industriales se ha multiplicado por más de dos en la última década, y en 2020 existían alrededor de 3 millones de unidades operativas en todo el mundo. Pero durante los próximos diez años la automatización del sector industrial va a acelerarse, acompañando a otros cambios que se están produciendo en estas empresas a nivel digital. En un reciente artículo publicado por la Federación Internacional de Robótica (IFR), sus expertos explican que se va a producir un crecimiento rápido del mercado de nuevas soluciones como los robots móviles y los robots colaborativos, máquinas que operarán en cooperación con los empleados humanos en fábricas, almacenes y otros entornos.

Para que esta transformación se lleve a cabo con éxito será vital que los empleados aprendan a trabajar con los robots, y viceversa, y es preciso hacer un esfuerzo por ambas partes. Esto no solo beneficiará a las empresas industriales, sino que sus trabajadores podrán adquirir nuevas capacidades para seguir progresando en el futuro. Como explica Milton Guerry, presidente de la IFR, “la automatización de tareas aburridas, sucias y peligrosas está mejorando los perfiles laborales de los trabajadores de las fábricas”. Y añade que las academias dirigidas por fabricantes de robots están teniendo y tendrán un papel clave para facilitar esta transición, y ya están formando a miles de empleados cada año en todo el mundo.

Como ejemplo cita a los fabricantes de robots ABB, FANUC y KUKA, que suman entre 10.000 y 30.000 estudiantes de más de 30 países en sus cursos de robótica. Estos planes de capacitación abarcan desde la programación básica de robots hasta operaciones mucho más complejas que están beneficiando a grandes empresas de sectores como el automovilístico. Gerhard Müller, vicepresidente global de servicios al cliente de KUKA, explica que “la industria del automóvil tradicionalmente ha desempeñado un papel de liderazgo en la mejora de las habilidades de los trabajadores para el uso de la robótica”.

Como explica Müller, un buen ejemplo es la Universidad KUKA que albergan las instalaciones de Wolkswagen en su fábrica de Wolfsburg (Alemania), la más importante de la compañía, donde “comenzamos con la formación básica para personas que nunca antes han utilizado un robot. Para los profesionales, ofrecemos alrededor de 70 módulos diferentes que van desde el funcionamiento básico y la programación hasta la puesta en marcha compleja de sistemas de robot completos”.

Por su parte, el fabricante FANUC cuenta con varios centros de formación en diferentes países, por ejemplo, la Academia FANUC de Alemania, que ofrece capacitaciones en robótica de muchos niveles. Su presidente, Alexander Bongart, dice que “los programas de formación establecidos por fabricantes de robots internacionales proporcionan habilidades clave para el lugar de trabajo industrial del futuro. Lo que los participantes aprenden en nuestra escuela central cerca del Monte Fuji en Japón es lo que también obtienen en nuestras escuelas de formación establecidas en Estados Unidos, Europa o China”.

Una de las ventajas de la formación que ofrecen estos centros creados por los propios fabricantes de robots es que, como explica Bongart, “los certificados de robótica para trabajadores son válidos en todo el mundo y califican para nuevas oportunidades profesionales. Esto no se limita a los adoptantes clásicos de la robótica y la automatización como la industria del automóvil, sino que también es cierto para las pequeñas y medianas empresas de una amplia gama de ramas”.

El tercer ejemplo que destacan desde la Federación Internacional de Robótica es el de ABB Robotics, otro de los grandes del sector que está colaborando con las empresas del sector industrial en Estados Unidos, Europa y Asia. Arno Strotgen, del área de negocio de Robótica y Automatización Discreta de la compañía, comenta que “en China, por ejemplo, la cooperación de ABB Robotics con las escuelas profesionales se remonta a hace 12 años. Hoy, 700 escuelas vocacionales son parte del proyecto. Usamos robots industriales para nuestros entrenamientos y proporcionamos 1,000 robots nuevos cada año, solo a China”. Y destaca que la formación en robótica está a las puertas de grandes cambios, ya que las tecnologías como la realidad aumentada y el software de simulación moderno habilitan nuevas fórmulas de enseñanza que permitirán capacitar a casi cualquier persona para trabajar en entornos de robótica. Por ello, afirma que “los días en los que todos necesitaban ser ingenieros para manejar un robot, definitivamente han terminado”.

Estos tres ejemplos dan una muestra de la importancia que tiene la formación de los trabajadores industriales en diferentes aspectos de la robótica industrial moderna, pero desde la IFR puntualizan que se deben hacer cambios en las políticas educativas de los países para incluir este tipo de conocimiento. Milton Guerry afirma que “la capacitación para programar y usar un robot es una habilidad esencial que se requiere de los trabajadores incluso antes de ingresar a un trabajo en el taller”.

Opina que sería inteligente aprovechar lo que pueden ofrecer los fabricantes de robótica en materia de formación, no solo para las empresas, sino para el sistema educativo en general. Porque pueden proporcionar los mejores entornos, teoría y ejemplos prácticos que permitirán formar adecuadamente a los futuros talentos que saldrán al mercado laboral. Y concluye su informe diciendo que “la Federación Internacional de Robótica invita a las autoridades públicas a asociarse con los expertos y utilizar sus conocimientos para impartir educación para el lugar de trabajo del futuro”.