El rol de Chief Robotics Officer será fundamental en la cadena de suministro

  • Líderes digitales

barco puerto

La automatización es la respuesta de las empresas de la cadena de suministro para garantizar las operaciones y mejorar la resiliencia ante los retos que genera el crecimiento del comercio global. Pero muchas de estas compañías no cuentan con una figura responsable de la nueva flota de robots que van a implementar, y necesitan un Chief Robotics Officer (CRO) que supervise las operaciones robóticas y garantice el cumplimiento con los objetivos de estas nuevas tecnologías.

Recomendados: 

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

Mejorando la experiencia del trabajador remoto Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Si hay un área de la economía global que ha sufrido de lleno el impacto de la pandemia es la cadena de suministro, que en muchas industrias todavía no ha logrado recuperar la fluidez, ni es capaz de satisfacer la creciente demanda de productos para muchos de sus clientes en todo el mundo. Sectores como la fabricación automovilística o tecnológica, afectados por la escasez de chips, son grandes ejemplos, pero hay muchos otros en mercados tan variados como los artículos deportivos o la propia logística internacional, más congestionada que nunca.

Para abordar estos problemas las organizaciones de la cadena de suministro han tomado el camino de la automatización, y en la próxima década van a adoptar las nuevas tecnologías de robótica para optimizar al máximo sus operaciones y ser más ágiles, inteligentes y adaptables ante las condiciones cambiantes del mercado. Esta tecnología supone una gran disrupción que tendrá efectos notables en los sistemas e infraestructuras de fabricación, empaquetado, transporte, almacenamiento y gestión logística, y requieren nuevos especialistas capaces de sacarles el máximo partido.

Según los analistas de Gartner, a medida que la robótica y otras tecnologías de automatización vayan asumiendo más tareas en estos ecosistemas, las organizaciones necesitarán crear un nuevo rol que se haga responsable de garantizar el éxito de estos avances tecnológicos y seguir impulsando la automatización en el futuro. Se trata del Chief Robotics Officer (CRO), que deberá tener un perfil altamente tecnológico y contar con amplios conocimientos y experiencia en el trabajo con robots y otros sistemas de automatización.

En opinión de Dwight Klappich, vicepresidente analista de la Cadena de Suministro en Gartner, “casi todas las empresas tendrán un robot que hará algo por ellas en la próxima década. De hecho, entrevistamos a 517 profesionales de la cadena de suministro de noviembre a diciembre de 2020 y descubrimos que el 96% de los encuestados había utilizado, o tenía previsto utilizar, la automatización ciberfísica en las operaciones de almacenamiento y fabricación”.

Habilidades mixtas para asumir las nuevas responsabilidades 

En el futuro la automatización estará más impulsada por la estrategia empresarial, y su éxito tendrá un alcance y unas implicaciones que trascenderán a la propia empresa en sí, ya que forma parte de una cadena mucho mayor. Klappich dice que “si un minorista desea establecer un microcentro de cumplimiento automatizado, debe haber una estrategia sobre cómo se hará. Alguien debe asumir el rol de liderazgo y desarrollar esta estrategia y la organización para implementarla”.

Esto implica contar con un profesional con habilidades tecnológicas profundas, pero también con una idea clara de cómo encaja la automatización en la organización a un nivel más amplio, generando valor para el negocio. Los analistas de Gartner señalan que los CRO de las empresas de la cadena de suministro deberán mostrar una combinación de habilidades en ingeniería, tecnologías de la información y negocios, tres ámbitos que tradicionalmente muestran grandes diferencias culturales y de enfoque.

Los ingenieros priorizan la seguridad, incluso si para garantizarla se retrasan las pruebas y los procesos de implementación. Por su parte, los expertos en TI valoran más la agilidad en los procesos y generar fallos rápidamente para seguir avanzando lo antes posible. Y la mentalidad de negocios piensa en el valor de las personas, los recursos y los procesos, pensando cómo combinarlos mejor para obtener valor comercial. Por ello, el reto de las empresas que busquen un CRO será encontrar una persona que equilibre estas capacidades y visiones de acuerdo a sus objetivos, una tarea difícil que determinará el éxito de la automatización moderna en el sector.

Los expertos afirman que estos CRO deben tener un profundo conocimiento sobre cómo funciona la automatización y cuáles son los casos de uso más relevantes para la empresa. Asimismo, deben ser capaces de colaborar con el área de TI para desarrollar una estrategia de implementación de robots y otras automatizaciones dentro del ecosistema TI existente. Y deben ser capaces de alinear su estrategia con la estrategia comercial general y saber ser compañeros del resto de ejecutivos.

Klappich concluye su informe diciendo que “el rol del CRO en la cadena de suministro evolucionará de manera similar al rol del CIO en TI y comenzará a ganar importancia a lo largo de la década. Si una organización ya tiene una gran automatización, o quiere hacerlo, es mejor comenzar estableciendo un centro de robótica de excelencia y trabajar a partir de ahí”.