El crecimiento del eCommerce acelera la digitalización de la cadena de suministro

  • Negocios

almacen lector

La pandemia ha impulsado el comercio electrónico a gran velocidad, ya que muchas personas que no recurrían a este canal para hace sus compras se han visto obligadas a hacerlo durante el confinamiento. Esto ha saturado la cadena de suministro global, dificultando el seguimiento de las mercancías y el cumplimiento de los plazos, por lo que sus integrantes han decidido acelerar la transformación digital para prepararse ante un futuro en el que el eCommerce tendrá más fuerza que nunca.

Recomendados: 

2021, ¿el año de la ciberdefensa? Webinar

Estudios de Medios de Pago y Fraude Online Leer 

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer 

El comercio electrónico se ha convertido en un canal de venta fundamental durante la pandemia, ya que permite a las personas adquirir todo tipo de bienes físicos sin necesidad de exponerse al riesgo de contagio que supone acudir a establecimientos tradicionales. Según los expertos de ABI Research, los ingresos mundiales del eCommerce han aumentado un 20% interanual el año pasado, un crecimiento inesperado para la cadena de suministro global.

Esto ha causado una gran saturación en muchos de los eslabones de esta cadena, desde los proveedores a los transportistas, que han tenido grandes dificultades para satisfacer la demanda y entregar los productos a tiempo. Estas complicaciones han puesto de relieve que es necesaria una transformación, y la respuesta se encuentra en las tecnologías digitales y la automatización.

Según los expertos, ay durante el año pasado los integrantes de la cadena de suministro han comenzado a acelerar el proceso de transformación digital, adoptando tecnologías como la robótica, la automatización y el software avanzado. Y se espera que en el futuro sean importantes contribuyentes a industrias como la de vehículos autónomos, robots, IoT y otras tecnologías de vanguardia que permitirán evolucionar hacia mejores formas de producción, logística, seguimiento de activos y relación con los clientes y socios de la cadena de suministro.

Esto se verá impulsado por la tendencia hacia las relaciones comerciales sin contacto que ha impulsado la pandemia, y que están recibiendo apoyo adicional de los gobiernos y los inversores. Para Susan Beardslee, analista principal de transporte de carga y logística en ABI Research, “la pandemia puso al descubierto las brechas existentes en la digitalización, la integración y los tenues planes de contingencia. Además, la escasez de mano de obra se ha visto agravada por la volatilidad de la demanda de productos, las cuarentenas de los empleados y los picos estacionales”.

Ante esta realidad se han de tomar decisiones que permitan rediseñar la cadena de suministro pensando en el largo plazo, no solo en la crisis actual sino en un futuro cada vez más digitalizado, globalizado e integrado a nivel de datos. Así, Beardslee afirma que “numerosas empresas están construyendo un futuro de resiliencia y agilidad con mayor flexibilidad y capacidad para abordar lo desconocido. Algunas tendencias se han acelerado en unos meses para lo que anteriormente formaba parte de un plan de 5 años”.

Las más destacables son la adopción de tecnologías de software y hardware en los campos de la robótica, los vehículos automatizados, la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, blockchain y los sistemas de visión por computadora. Estas tecnologías van a experimentar una adopción acelerada en los próximos cinco años y más allá, aunque el punto de inflexión se producirá previsiblemente en 2021. En opinión de Beardslee, en este año se “continuará viendo una mayor inversión y adopción de soluciones digitales, automatizadas e integradas para proporcionar la resistencia muy necesaria en la cadena de suministro global a través de una visibilidad, flexibilidad y confiabilidad optimizadas”.