Innovación española para la protección y el mantenimiento de cables submarinos

  • Infraestructura

Galapagos Cable Systems

Un consorcio formado por varias organizaciones españolas y una empresa de interconexión africana ha desarrollado un innovador sistema que revolucionará la industria de cables submarinos. Empleando tecnología DAS es capaz de detectar los cambios en las condiciones del fondo marino provocados por terremotos, desplazamientos de tierra o tsunamis meteorológicos, proporcionando un sistema de alerta temprana de posibles interrupciones en las líneas de comunicaciones y también de desastres naturales.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

La interconexión
omnipresente
 Leer 

Las redes de cables submarinos se extienden por buena parte del globo y se han convertido en las arterias de datos del mundo digital, por donde viaja el 98% del tráfico mundial de Internet. Esto conforma una vasta red de infraestructura crítica de la que dependen las comunicaciones, las finanzas y todo tipo de servicios digitales, cuya seguridad es clave para la economía y la sociedad. Las tecnologías actuales son muy seguras, pero no están exentas de riesgos de interrupción, como se ha visto en los últimos años, cuando se han producido cortes a consecuencia de diferentes eventos climáticos y geológicos extremos.

En este contexto las empresas del sector están buscando nuevas formas de mejorar la monitorización de las redes submarinas, y recientemente un consorcio español público-privado ha presentado una nueva tecnología que podría revolucionar la industria. Este proyecto está formado por la empresa AFR-IX telecom, la Universidad de Alcalá, el Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) y Aragón Photonics, y ha creado un sistema basado en la tecnología de Detección Acústica Distribuida (DAS) capaz de detectar los cambios en las condiciones de transmisión óptica provocados por fenómenos naturales como terremotos, movimientos del fondo marino o tsunamis meteorológicos, proporcionando un sistema de alerta temprana de posibles interrupciones en los servicios, que se puede utilizar para detectar terremotos y otros desastres naturales con una gran precisión.

La empresa AFR-IX telecom proporcionará sus conocimientos sobre la tecnología de cables submarinos y permitirá la instalación de este sistema en el cable submarino Medusa, incluyendo la estación de aterrizaje Barcelona Cable Landing Station, que entrará en funcionamiento en el primer trimestre de este año. La Universidad de Alcalá contribuirá con su amplio conocimiento de la tecnología DAS y el ICM-CSIC aportará sus expertos en desarrollo e implementación de software sismológico y oceanográfico.

Por su parte, la empresa Aragon Photonics cntribuirá al proyecto con sus sistemas de sensado acústico de altas prestaciones (HDAS), que ha desarrollado en colaboración con la Universidad e Alcalá. Y también creará una infraestructura de monitorización y procesamiento de las señales ópticas que viajan por los cables de fibra, lo que permite detectar las variaciones de temperatura y movimiento en el fondo marino. Este proyecto cuenta con la financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación (Proyecto PSI y del programa NextGenerationEU/PRTR de la Unión Europea, sumando un presupuesto total de 1.446.136,92 euros.

En su presentación, los responsables de este innovador proyecto explican que el interrogador de fibra de alta velocidad (HDAS) genera información que después es procesada por un sistema de inteligencia artificial, que los transforma en datos muy precisos sobre las condiciones del entorno submarino a lo largo de todo el cable. Afirman que esto permite analizar de forma continua las amenazas naturales y antropogénicas en la infraestructura de fibra óptica, proporcionando un sistema de alerta temprana para actuar frente a posibles eventos climáticos o geológicos para prevenir más problemas.

En opinión de Norman Albi, CEO de AFR-IX telecom, “este sistema aumentará la resiliencia de la red de comunicaciones y reducirá significativamente los costos extremadamente altos de las reparaciones de cables submarinos”. Pero su alcance es mucho mayor, ya que la detección temprana y más precisa de terremotos o tsunamis ayudará a salvar vidas y reducir los daños ocasionados por este tipo de desastres naturales. Además, empleando la vasta red de cables submarinos se podrán estudiar mejor las mareas y corrientes oceánicas, proporcionando información de alto valor para la comunidad científica en diferentes campos de la geología y biología submarina.

Inicialmente, este proyecto se instalará en el cable Medusa de AFR-IPX, que a partir de 2024 conectará 9 países a lo largo del mediterráneo, y en España se podrá acceder al sistema desde las estaciones de aterrizaje de Barcelona (CLS), Torreguadiaro y Zahara de los Atunes, junto con otros puntos dentro de la Unión Europea. En estas instalaciones se proporcionará una red de alta velocidad que enviará en tiempo real los datos recogidos por el DAS a Barcelona CLS, donde serán procesados por la Universidad de Alcalá.