Reino Unido anuncia las primeras pruebas de banda ancha a través de la red de agua

  • Infraestructura

fibra, cable, teleco, redes

El gobierno de Reino Unido acaba de anunciar que llevará a cabo la primera prueba de su concepto de redes de fibra óptica de banda ancha a través de las tuberías de suministro de agua. Esta iniciativa comenzará en South Yorkshire, y si tiene éxito podría convertirse en un nuevo paradigma en el tendido de redes, que actualmente implica una gran inversión de tiempo y dinero en obras públicas.

A mediados del año pasado, las autoridades de Reino Unido anunciaron que estaban trabajando en un innovador proyecto para aprovechar las redes de suministro de agua como autopista para tender las redes de fibra óptica que proporcionan acceso de banda ancha a la población. Esta idea presentaba numerosos retos, pero a su vez podría proporcionar una forma más económica y potencialmente más rápida de ampliar y modernizar las redes de acceso a Internet para la población y las organizaciones.

Recientemente han anunciado el inicio de las primeras pruebas en entornos reales, en una red de fibra que se instalará entre Barnsley y Penistone, en la región de South Yorkshire, que tendrán una longitud de 17 kilómetros. Esto permitiría a los proveedores de Internet ofrecer conexiones con capacidad de 1 gigabit a alrededor de 8.500 domicilios y empresas a lo largo de toda la línea. El proyecto ha corrido a cargo de Yorkshire Water, en colaboración con la empresa Arcadis y la Universidad de Strathclyde.

Otro de los beneficios que aportará esta tecnología es que habilitará la monitorización de las propias desde de abastecimiento de agua, lo que permitirá detectar posibles fugas en el sistema con una gran precisión, gracias a sensores instalados en las tuberías. Este concepto desarrollado en el Reino Unido pretende aportar soluciones ante la próxima desaparición de la red telefónica pública conmutada (PSTN) y la red digital de servicios integrados (ISDN), que se cerrarán en 2025.

Para demostrar la viabilidad de este proyecto se llevarán a cabo pruebas durante los próximos dos años y, si son exitosas, sus responsables esperan tener operativa la nueva red para el año 2024, antes de que el país cierre las viejas infraestructuras de redes de acceso a internet y telefonía fija. Otro de los usos que platean para esta modalidad de redes es llevar la conectividad de alta velocidad a lugares donde las tradicionales redes cableadas son demasiado costosas, instalando torres de comunicaciones 5G para proporcionar servicios de banda ancha fija a través de redes móviles.

Según ha explicado la ministra de Infraestructura Digital, Julia López, “excavar carreteras y terrenos es uno de los mayores obstáculos para implementar una banda ancha más rápida, por lo que estamos explorando cómo podemos utilizar la red de agua existente para acelerar el despliegue y ayudar a detectar y minimizar las fugas de agua. Estamos comprometidos a lograr que los hogares y las empresas de todo el país estén conectados a una mejor banda ancha y este proyecto de vanguardia es un ejemplo emocionante de las medidas audaces que está tomando este gobierno para mejorar las comunidades con la mejor conectividad digital”.

Por su parte, Sam Bright, Gerente del Programa de Innovación de Yorkshire Water, ha comentado que “la tecnología de fibra en el agua ha progresado significativamente en los últimos años y ahora este proyecto nos permitirá desarrollar completamente su potencial para ayudar a mejorar el acceso a una mejor banda ancha en áreas de difícil acceso y reducir aún más las fugas en nuestras redes”.