El mercado europeo de PC desciende por las dificultades económicas y geopolíticas

  • Infraestructura

ordenador, portatil, pc

Las ventas de ordenadores en la región de Europa Occidental han disminuido en los primeros meses de 2022 a consecuencia de los bloqueos en el suministro, las tensiones geopolíticas y la amenaza de recesión. Esto rompe con la larga etapa de crecimiento explosivo que ha experimentado la industria, aunque los expertos consideran que las cifras seguirán siendo mejores que antes de la pandemia.

Durante los dos últimos años las ventas de ordenadores en Europa Occidental han crecido casi sin parar, aprovechando la necesidad de implementar el teletrabajo y, posteriormente, el impulso de renovación de equipos en las empresas. Esto ha proporcionado grandes beneficios a los fabricantes, que a principios de 2020 no podían imaginar que la demanda crecería con tanta intensidad ni durante tanto tiempo. Pero, desde comienzos de 2022, a los constantes problemas en la cadena de suministro se ha sumado la tensión geopolítica que se está generando por el conflicto en Ucrania y la amenaza de una recesión económica en la región, lo que ha ocasionado un descenso en las ventas.

Según las últimas cifras publicadas por Canalys, en el primer trimestre de este año los envíos del mercado de PC en Europa Occidental han bajado un 3% interanual hasta 15,8 millones de unidades, un comportamiento similar al del mercado global. Esto acaba con una larga etapa de crecimiento, aunque los investigadores destacan que las cifras todavía se mantienen por encima de los niveles anteriores a la pandemia, y consideran que desde entonces el mercado ha resurgido con una fuerza que no se detendrá fácilmente, a pesar de las dificultades actuales.

En opinión de Trang Pham, analista de investigación de Canalys, “Europa occidental ha sido un mercado resistente para los proveedores de PC durante los últimos dos años, gracias a la adaptabilidad de la región en sus respuestas al COVID. La demanda comercial es fuerte, ya que múltiples mercados se han movido oficialmente hacia las operaciones habituales. De hecho, casi el 60 % de los dispositivos enviados a Europa occidental en el primer trimestre fueron para uso comercial. Sin embargo, el mercado de PC está sintiendo la presión de los cuellos de botella de la cadena de suministro global, desde los cierres en los centros de fabricación de China hasta la guerra en curso en Ucrania”.

En cualquier caso, en el primer trimestre de este año el principal proveedor de ordenadores en la región ha sido Lenovo, que ha sumado un total de envíos de 4,1 millones de unidades, logrando una cuota de mercado del 26%. A continuación, se situó HP, con 3,9 millones y una participación del 25%. Después estuvieron Dell, Apple y Acer, que capturaron un 14%, un 10% y un 9% del mercado, respectivamente. Los dos líderes sufrieron una ligera disminución en los envíos con respecto al mismo trimestre del año pasado, pero su posición está asegurada por ahora, y seguirán considerando EMEA como un mercado clave en el que no quieren perder su lugar.

Los investigadores de Canalys incluyen los Tablet en el mercado de PC, y en esta categoría de equipos señalan que el mercado ha caído por tercer trimestre consecutivo, viendo una disminución interanual del 22% en los envíos, que quedaron en 6,5 millones de unidades. Pham explica que “la demanda de tabletas ha superado su punto máximo en los mercados clave. La penetración en el segmento de consumidores se disparó durante la pandemia y está cerca de la saturación”. Esta caída ha afectado a todas las marcas, incluyendo a Apple., cuyo desempeño ha superado a la media del mercado en los últimos trimestres.

Las previsiones a futuro para el mercado de Europa Occidental son que seguirá sufriendo el impacto del empeoramiento de la economía y las tensiones geopolíticas en los países del Este. El resultado de la combinación de estos factores será una caída en la demanda de los consumidores por la reducción de su poder adquisitivo, a lo que se sumará la reducción de pedidos de dispositivos para la enseñanza. Pero la demanda comercial está lejos de detenerse, y se espera que los pedidos de las PYMEs y grandes empresas se mantengan en niveles positivos a largo plazo, ayudando a sostener el mercado.