La creciente demanda de tráfico 5G se cubrirá mediante implementaciones de celdas pequeñas

  • Infraestructura

5G andalusi´

Los proveedores de comunicaciones móviles han comenzado la implementación de las redes 5G empleando macroceldas que permiten ofrecer servicio a un gran volumen de usuarios, pero esta estrategia no logrará satisfacer las necesidades a futuro. En los próximos años el volumen de usuarios de 5G aumentará exponencialmente y los proveedores cambiarán de enfoque hacia el uso de un mayor número de celdas pequeñas, ganando versatilidad, pero soportando un mayor coste.

Recomendados: 

Tendencias Tecnológicas Digitales 2022 Informe

Principales predicciones de transformación digital  Leer

Varios: informes de tendencias tecnológicas para la empresa y sociedad digital Ver

La arquitectura de las comunicaciones móviles 5G es muy diferente de la que se ha empleado en las generaciones anteriores y por el momento los despliegues de las nuevas redes no han adoptado la forma que tendrán en el futuro. Inicialmente, la mayoría de los operadores han construido sus primeros servicios 5G en torno a macroceldas Massive MIMO (mMIMO), tratando de cubrir las necesidades de grandes concentraciones de usuarios, especialmente en las grandes ciudades.

Pero, a medida que aumente el volumen de clientes estas infraestructuras dejarán de ser eficaces, y los proveedores tendrán que pasar a la implementación de celdas pequeñas. Esta tendencia ya se está viendo en regiones como China, donde tras el despliegue inicial en las grandes urbes los operadores están cambiando hacia una arquitectura basada en un mayor número de celdas pequeñas, que permitirán abordar el aumento de densidad en las conexiones de banda ancha móvil. Y lo mismo sucederá en otras regiones clave para la industria de telecomunicaciones, como Norteamérica y Europa.

Las estimaciones recogidas en el último informe elaborado por ABI Research indican que para el año 2026 el tráfico mundial de datos móviles 5G aumentará a una CAGR del 63%, pudiendo alcanzar unos 1.676 exabytes. Este rápido crecimiento superará la capacidad de las macroceldas actuales y excederá las limitaciones de espectro de frecuencias disponibles en 5G. Por ello, los investigadores dicen que el enfoque más práctico para abordar el aumento del tráfico es desplegar una mayor cantidad de celdas pequeñas que actúen en áreas más localizadas, mejorando la capacidad de gestión de las conexiones.

Aunque este cambio implica un mayor coste para los operadores, no parece haber otro camino para lograr la completa penetración de las redes 5G, y los expertos estiman que para el año 2027 habrá 13 millones de implementaciones de celdas pequeñas 5G en exteriores. Y en 2028 estas superarán en número a las implementaciones de celdas pequeñas basadas en el estándar 4G.

En su informe, Fei Liu, analista de la industria de infraestructura de redes móviles y 5G en ABI Research, comenta que “las celdas pequeñas 5G complementan las celdas macro, aumentando la capacidad de la red y extendiendo la cobertura en áreas densas donde las señales son débiles o no están disponibles. También permiten a los operadores de red obtener más valor de sus espectros existentes al explotarlos de manera más eficiente”.

Liu destaca que las celdas pequeñas 5G presentan más desafíos en materia de diseño y rendimiento que sus homólogas en las redes 4G. Los nuevos equipos deben ser más pequeños y ligeros, y a su vez admitir mayores anchos de banda. Además, en 5G existen muchos más escenarios de implementación, lo que obliga a los proveedores de estas infraestructuras a proporcionar soluciones integrales para cubrir todas las necesidades de los operadores.

Según las estimaciones de ABI Research, la tasa de crecimiento de tráfico en el mercado de consumo, basado principalmente en macroceldas, alcanzará su máximo nivel en 2025, y para entonces se abarcará toda la capacidad de la red en la banda C. Esto obligará a abrir el espectro disponible para las redes 5G y también a diversificar más la infraestructura a través de celdas pequeñas. Por su parte, las infraestructuras 5G enfocadas a empresas y verticales de la industria se basarán en redes privadas construidas a base de celdas pequeñas.

En opinión de Liu, “las celdas pequeñas 5G hacen uso de la red de retorno establecida para macroceldas, por lo que los operadores de redes móviles deberían comenzar a implementar celdas pequeñas de 5G en ubicaciones con la red de retorno ya establecida”. Asegura que las celdas pequeñas 5G puedan convivir con las celdas macro y que las redes autoorganizadas ayudarán a minimizar los riesgos de interferencia entre ellas. Pero con ello no se logrará resolver todos los desafíos, y dice que los operadores deberían implementar diferentes bandas de frecuencias en celdas pequeñas y macro para reducir aún más las posibles interferencias.