Buenas perspectivas para el mercado de comunicaciones satelitales

  • Infraestructura

Satelite OneWeb

El despliegue de las nuevas redes de comunicaciones satelitales está generando nuevas perspectivas para la industria y para los gobiernos de regiones como Norteamérica, Europa o China. Este mercado emergente presenta muchas oportunidades de cara al futuro y se espera que alcance un valor de 141.000 millones de dólares para final de esta década.

  Recomendados....

» Desarrollo de Apps móviles con low-code en el sector industria y servicios de campo  Webinar
» Plataformas de comunicaciones empresariales bajo suscripción Guía
» Foro Administración Pública Digital: progreso y vanguardia Acceso

Las nuevas redes de satélites de órbita baja y otras iniciativas similares están sentando las bases de una nueva generación de servicios de telecomunicaciones, menos dependientes de la cercanía a grandes nodos de red. Esta tecnología promete mejoras enfocadas a las aplicaciones de baja latencia y alto rendimiento, así como para extender los servicios de banda ancha a regiones donde no se dispone de redes terrestres de alta velocidad. Y esto también está estimulando la inversión gubernamental en la construcción de redes satelitales, como en el caso de Europa.

Las perspectivas para este mercado son muy positivas de cara a los próximos años y los investigadores de ABI Research pronostican que la adopción se acelerará en pocos años y el mercado de servicios de comunicaciones satelitales podría generar unos ingresos de 141.000 millones de dólares para el año 2030. Andrew Cavalier, analista de la industria de comunicaciones satelitales en esta firma de investigación, comenta que estos servicios “han visto una nueva ola de entusiasmo y convergencia con las redes terrestres que buscan extenderse más allá de sus zonas de cobertura y cerrar la brecha digital”.

En este informe, los expertos aseguran que se ha demostrado que los servicios satelitales enfocados a IoT, backhaul, banda ancha comercial y servicios satelitales móviles (MSS) pueden cumplir con los requisitos de rendimiento de los operadores. Por ello, opinan que se convertirán en un activo clave para los proveedores de servicios de comunicaciones (CSP) terrestres. Destacan el papel de las empresas OneWeb, SpaceX, Hughes Network Systems y Globalstar en estos enfoques de mercado, y prevén que la competencia se centrará en el futuro en el segmento de servicios para consumidores, que actuará como impulsor del mercado.

En cuanto al segmento empresarial, los investigadores pronostican que los servicios de comunicaciones satelitales podrían alcanzar un valor de 53.000 millones de dólares para el año 2030. Jake Saunders, vicepresidente de Asia Pacífico y director de investigación del servicio de comunicaciones satelitales de ABI Research, señala que “el mercado está evolucionando rápidamente y muchos servicios se están implementando mejor a través de alianzas estratégicas y un mayor suministro de ancho de banda en LEO”.

Esto moverá gran parte del segmento comercial hacia la prestación de cobertura satelital a la telefonía celular, aliándose con los operadores de telecomunicaciones móviles y los fabricantes de smartphones. Actualmente ya se pueden ver asociaciones clave como las de T-Mobile y SpaceX, Telstra y OneWeb, Vodafone y AST SpaceMobile o Huawei y BeiDou, pero en los próximos años se formalizarán muchos más acuerdos con otras firmas de telecomunicaciones.

Saunders comenta que “si bien estos servicios aún se encuentran en sus primeras etapas, existe evidencia de que encontrarán impulso a medida que la tecnología de los teléfonos inteligentes comiencen a alcanzar su punto máximo, las ventas disminuyan y la demanda aumente en nuevas fuentes de ingresos”.

En su opinión, en los próximos años surgirán nuevos caminos para el mercado de servicios de comunicaciones satelitales a través de toda la cadena de valor de las telecomunicaciones. Muchos provendrán de la sinergia de diferentes industrias y de los requisitos de conectividad cada vez más exigentes de muchos sectores empresariales.