Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El sector público aumenta el gasto en inteligencia artificial

  • Inteligencia Artificial

inteligencia artificial

Una de las innovaciones que más está ayudando a las agencias públicas a mantenerse en funcionamiento ante la crisis de la pandemia es la automatización, que permite realizar muchas tareas administrativas sin recurrir a personal humano. Esto está impulsando el mercado de soluciones de automatización basadas en IA, una tendencia que tras demostrar su utilidad probablemente seguirá ganando terreno en el sector público en los próximos años.

Gracias a los sistemas de RPA y otras automatizaciones basadas en inteligencia artificial las agencias ´gubernamentales y otras instituciones del sector público están logrando capear el temporal del coronavirus muy dignamente. Conscientes de ello, los gobiernos están incrementando el gasto en este tipo de soluciones para afrontar el resto de esta crisis, cuya duración no se puede determinar con precisión. Según las últimas investigaciones de IDC, las previsiones para el gasto europeo en inteligencia artificial son de unos 10.000 millones de dólares para este año, siguiendo una tasa de crecimiento interanual compuesta (CAGR) de un 33% hasta 2023.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

En opinión de sus analistas, la irrupción del coronavirus está impulsando muchos cambios en las estrategias de gasto de las agencias públicas europeas, e indican que las soluciones de IA que se han implementado hasta ahora están siendo muy bien aceptadas. Esto se debe a que les están permitiendo ser más ágiles y eficientes en unos tiempos de profunda crisis, en los que no se puede contar con todo el personal necesario para llevar a cabo la inmensa labor de gestión que implica la pandemia, y las medidas restrictivas que los gobiernos se han visto obligados a imponer.

Según dijo Andrea Minonne, analista de investigación senior de IDC Customer Insights & Analysis, “tras el brote de COVID-19, muchas industrias como el transporte y los servicios personales y de consumo se verán obligados a revisar a la baja sus inversiones en tecnología. Por otro lado, la IA es una tecnología que puede desempeñar un papel importante para ayudar a las empresas y las sociedades a lidiar y resolver interrupciones a gran escala causadas por cuarentenas y bloqueos”.

En su opinión, “de todas las industrias, el sector público será el que experimentará una mayor aceleración de las inversiones en inteligencia artificial. Los hospitales están buscando IA para acelerar el diagnóstico y las pruebas de COVID-19 y para proporcionar consultas remotas automáticas a pacientes en autoaislamiento a través de chatbots. Al mismo tiempo, los gobiernos usarán inteligencia artificial para evaluar el cumplimiento del distanciamiento social”.

Y algo similar está sucediendo en el sector privado. Según las cifras del último estudio de IDC, para el que realizaron una encuesta a miembros de 181 empresas europeas, a partir del 23 de marzo, el 16% de las empresas de la región creen que la automatización a través de la inteligencia artificial y otras tecnologías emergentes les ayudaría a minimizar el impacto negativo de la pandemia. En palabras de Petr Vojtisek, analista de investigación de Customer Insights & Analysis en IDC, “como respuesta a corto plazo a la crisis de COVID-19, la IA puede desempeñar un papel crucial en la automatización de procesos y limitar la participación humana al mínimo necesario. A más largo plazo, podríamos observar un aumento en la adopción de IA en compañías que de otro modo no lo considerarían, tanto por razones competitivas como prácticas”.