La inteligencia artificial impulsa nuevos avances en la dermatología digital

  • Inteligencia Artificial

Dermatología Digital - Salud - Inteligencia artificial

El sector de la salud está desarrollando nuevas soluciones digitales para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades de la piel, un campo en el que existen numerosas dolencias crónicas. Combinando la inteligencia artificial con el reconocimiento de imágenes una empresa española ha creado un Sistema de Diagnóstico Óptico que permite a los médicos realizar un seguimiento remoto de estas patologías y mejorar la atención al paciente.

Recomendados: 

El "Headless" CMS en la empresa Leer

La optimización de los
los costes IT Informe

Cómo diversificar canales de ventas digitales en empesas B2B  Leer

A raíz de la pandemia han surgido nuevas herramientas de telemedicina que han ayudado a los médicos a atender a los pacientes a distancia, pero en su mayoría se han centrado en el diagnóstico y seguimiento de la COVID-19 y de otras enfermedades consideradas como prioritarias. Mientras tanto, otras patologías no están recibiendo la misma atención ni recursos, como es el caso de las enfermedades dermatológicas, que afectan a millones de personas y entre las cuales hay algunas dolencias crónicas que afectan considerablemente a la calidad de vida de las personas, como la psoriasis, el eccema o la hidradenitis.

Con el fin de mejorar el seguimiento y el tratamiento de ciertas enfermedades la industria sanitaria ha comenzado a combinar los últimos avances en reconocimiento de imágenes e inteligencia artificial para crear herramientas inteligentes como los sistemas de Diagnósticos Asistidos por Ordenador (DAO), que ayudan a su identificación a través de algoritmos. Y ahora esta tecnología se ha aplicado al campo de la dermatología, de la mano de Futurs, la división tecnológica del grupo sanitario Ribera. Gracias al apoyo del programa europeo COVID-X y a la labor de los investigadores del Hospital Universitario de Torrejón y de la startup Legit.Health, han creado una herramienta de dermatología digital basada en la IA para el seguimiento remoto de enfermedades de la piel.

Un factor clave de estas dolencias es que en muchas ocasiones presentan síntomas cuya gravedad fluctúa en el tiempo con rapidez y muchas veces no se pueden apreciar durante las visitas médicas. Por ello es tan importante poder realizar un correcto seguimiento a distancia, y contar con una herramienta de monitorización remota puede ser vital para identificar patrones que indiquen el progreso de la enfermedad, algo clave en casos crónicos.

Actualmente la unidad de Dermatología de este hospital universitario está realizando un estudio para ampliar el número de enfermedades que es capaz de monitorizar esta herramienta, con el fin de mejorar el seguimiento y proporcionar una atención personalizada a los pacientes. El apoyo de este programa europeo de transformación digital de la salud será vital para expandir las capacidades de este tipo de soluciones y para estrechar la colaboración entre las empresas de la industria sanitaria y las startups de eHealth, con el fin de impulsar un programa ágil de validación end-to-end de nuevas tecnologías de salud.

Con la aplicación desarrollada por Futurs basta con que el paciente tome una fotografía de las lesiones en la piel, y los algoritmos de IA se encargan de analizarla y proporcionar resultados de diagnóstico en solo unos minutos. Esta herramienta analiza la imagen y la variación con las fotografías tomadas anteriormente y es capaz de medir el progreso de la enfermedad en base a sus síntomas visibles. Esto proporciona a los médicos un valioso sistema de alerta sobre el empeoramiento de la dolencia o sobre casos en los que el tratamiento debe priorizarse.

Además, esta información se integra en el historial clínico electrónico desarrollado por Futurs, denominado Cynara Care, junto con otros muchos datos sanitarios sobre los pacientes. Sus creadores destacan que, desde su lanzamiento en el año 2020, esta herramienta ha servido para el seguimiento de pacientes con enfermedades como psoriasis, acné, dermatitis atópica, hidradenitis, urticaria y afecciones dermatológicas relacionadas con el COVID-19, que requieren un seguimiento constante por parte de los especialistas. Los pacientes y facultativos han destacado que esta tecnología les ha ayudado a tratar mejor estas dolencias, y ahora el trabajo de los investigadores se centra en ampliar estas capacidades a otras enfermedades dermatológicas o cuyos síntomas se manifiestan en la piel.