Cinco recomendaciones para mejorar como programador

  • Líderes digitales

programar, codigo

Ser un buen desarrollador de software va más allá de conocer los diferentes códigos y herramientas de programación, ya que las competencias de estos profesionales deben estar en constante evolución para adaptarse al mercado. Para ello, un equipo de expertos ofrece una serie de consejos que ayudarán a los programadores a seguir actualizándose y mejorando sus capacidades para progresar en la profesión.

Recomendados: 

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software?Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

El desarrollo de aplicaciones se ha convertido en un área vital para muchas organizaciones, que están destinando muchos recursos internos a crear su propio software. Gracias a ello la profesión de programador está cada vez más cotizada, pero también hay una gran competitividad, por lo que los desarrolladores necesitan mejorar sus competencias constantemente. Y no solo se trata de ampliar sus conocimientos en nuevos lenguajes, herramientas o paradigmas de software, sino que intervienen nuevos factores que los profesionales deberían considerar a la hora de seguir progresando.

En este sentido, la empresa latinoamericana Creditas ha publicado una lista con cinco recomendaciones para los programadores que quieran mejorar sus habilidades y convertirse en mejores desarrolladores de software. Estos han sido recabados por el equipo de trabajo que la empresa tiene en sus oficinas en Valencia, donde la mayor parte del personal tiene un perfil tecnológico alto, y se enfrenta constantemente a los retos que supone transmitir y compartir sus ideas con otros rabajadores que no desarrollan una actividad tan vinculada a la tecnología dentro de la empresa.

En palabras de Tiago Fernandes, senior software engineer en Creditas, “ser buen desarrollador no es solo ser el mejor a la hora de diseñar y crear un producto. También es importante ser bueno comunicándolo y compartiéndolo con el equipo. Muchos nos ven como perfiles más solitarios o independientes, pero formamos parte de equipos que necesitan y quieren estar al día de lo que hacemos. Poner en común con el resto de compañeros nuestro día a día es muy positivo para todos. En ocasiones supone un reto, sí, pero merece la pena enfrentarse a él y contar con consejos para superarlo”. Por ello, han elaborado esta lista con los cinco consejos que consideran más importantes para ayudar a los programadores en el ecosistema empresarial actual.

Mejorar la comunicación

En las empresas cada vez hay menos silos de trabajo, y los diferentes departamentos necesitan relacionarse para mejorar su desempeño y estar siempre alineados con los objetivos de la organización. Por ello, una buena comunicación es fundamental para mejorar y agilizar el trabajo diario. En este sentido, recomiendan tener en cuenta varios factores que pueden facilitar la comunicación, como por ejemplo la empatía, que se vuelve fundamental a la hora de desarrollar software interno que después utilizarán personas sin unas habilidades técnicas tan avanzadas.

Desde las primeras etapas de planificación del desarrollo se debe escuchar los puntos de vista y las necesidades de las personas de los departamentos implicados, lo que permitirá diseñar un producto acorde a estas, y que también cumpla con los requisitos de la empresa en términos generales. Posteriormente, es importante empatizar con estas personas a la hora de enseñarles sus capacidades y la forma de trabajar con el nuevo software, reduciendo la fricción. Para lograrlo, se recomienda realizar reuniones menos formales que permitan confrontar puntos de vista y tratar el tema sin la presión del trabajo diario.

Además, para facilitar la comunicación en sí, los expertos recomiendan reducir al mínimo imprescindible la jerga técnica, ya que generalmente el público al que van dirigidas las nuevas aplicaciones no tiene el mismo nivel de conocimiento, y es preciso traducir los detalles a un lenguaje más comprensible. Y, cuando es necesario elevar el nivel técnico de la conversación, es importante simplificar en lo posible los detalles técnicos y emplear analogías para hacer más comprensible el mensaje.

Mantenerse informado y actualizado

Para ser un programador competente es vital estar a la última, ya que muchas herramientas de desarrollo sufren modificaciones y surgen nuevas tendencias que es importante conocer, especialmente cuando se usan herramientas de terceros. Los expertos aconsejan leer toda la documentación posible, aunque suponga una inversión de tiempo y esfuerzo, porque conocer la API, su arquitectura y la mejor forma de utilizar las herramientas ahorra trabajo, reduce los problemas y las incidencias, y mejora lo resultados a la larga.

Una recomendación de los programadores de Creditas es que, al empezar a trabajar con un nuevo lenguaje o biblioteca, conviene utilizar los repositorios públicos como GitHub, Gitlab, etc. para aprender lo máximo posible. Y afirman que una buena norma a seguir es fijarse en proyectos conocidos y tratar de leer y comprender su código base, ya que puede proporcionar inspiraciones clave para enfocar mejor el desarrollo.

Centrarse en el producto

El desarrollo de un producto no se basa simplemente en seguir las indicaciones del resto, sino que la visión de un desarrollador puede suponer una gran contribución al resultado final. Los expertos afirman que las empresas valoran que un programador sea capaz de aportar su visión y sus ideas al gestor de producto, así como su capacidad para explicar las ventajas e inconvenientes de su punto de vista, ayudando al gestor de productos a escoger la mejor opción en cada momento y lugar.

Por ello, consideran que es importante poder construir las características de cada producto en torno a entregables verticales significativos. Aconsejan desglosarlas y dividirlas para poder resolver tareas más pequeñas que aporten valor a cada paso hasta finalizar el producto y levarlo a producción. Así se reduce la cantidad de trabajo a porciones más manejables, que facilitan su desarrollo, comprensión, comunicación y prueba, aumentando el valor añadido del software final.

No es necesario “reinventar la rueda”

En muchas ocasiones los programadores se enfrentan a la falta de una característica concreta en las herramientas que emplean para desarrollar un software, y algunas personas optan por desarrollarla ellos mismos, lo que los expertos consideran un error. Opinan que es mejor solicitarla o contribuir a los proyectos que estén desarrollándola, en vez de buscar soluciones rápidas que después podrían suponer un palo en las ruedas.

También aconsejan centrar el desarrollo de nuevos productos en las características que debe tener, no en los bloques de construcción. Opinan que utilizar las bibliotecas de software puede ser una buena opción y, si es posible externalizar el mantenimiento, se conseguirá tener más tiempo para centrarse y aportar valor al proyecto.

No perder de vista el objetivo final

En muchas ocasiones, las dimensiones o la complejidad de un proyecto pueden distraer de lo objetivos que se han planteado, y es vital centrar el esfuerzo en completar las tareas asignadas de principio a fin, y es importante preparar una batería de pruebas previas para garantizar los resultados. Los desarrolladores de Creditas aseguran que las pruebas son una parte fundamental del trabajo de un programador, ya que ayudan a moverse más rápido y generan confianza al entregar resultados sin errores.

Por ello, ponen en valor tanto las pruebas unitarias como las de integración, que pueden dar como resultado una experiencia de desarrollo más satisfactoria para el programador y para el resto del equipo de trabajo. Y destacan que, una vez completadas con éxito las pruebas, se podrá refactorizar y mejorar el código con seguridad, centrando además todos los esfuerzos en la aplicación de patrones de diseño, la mejora de calidad del código, o la legibilidad, sin miedo a estropear las funcionalidades que ya se han desarrollado y probado.