Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La banca española adoptará masivamente la inteligencia artificial

  • Negocios

Banco de España

Un reciente estudio indica que gran parte de los directivos de bancos españoles ve en la inteligencia artificial un enorme potencial transformador para su sector, permitiendo lanzar servicios en tiempo real y una mayor personalización. Con esta perspectiva, el 97% de ellos tiene planeado introducir la inteligencia artificial en su negocio.

El estudio Accenture Banking Techology Vision 2019 muestra que el sector de la banca en España está decidido a dar un salto en la digitalización, adoptando las nuevas tecnologías de vanguardia para adquirir más agilidad y personalización en los servicios que ofrece a sus clientes. En concreto, los datos de esta investigación indican que un 47% de los directivos de bancos españoles identifica el gran potencial disruptivo que tiene la inteligencia artificial en sus negocios. Como resultado de este cambio de percepción, el 97% de los responsables de banca de nuestro país tiene planeado adoptar la inteligencia artificial, o ya lo ha hecho. Por tanto, queda solo un 3% fuera de esta tendencia, un porcentaje muy inferior a la media global del 20%.

Este estudio identifica cinco tendencias tecnológicas principales que proliferarán en el sector de la banca en los próximos años, entre los que destaca la agrupación de tecnologías que Accenture denomina DARQ, con la que la industria podría conseguir una reducción de costes de entre el 20% y el 25%. Estas siglas corresponden a DLT (Libro Mayor Distribuido, o contabilidad distribuida), conocido como Blockchain, Inteligencia Artificial (AI), Realidad Extendida (XR) y Computación Cuántica (QC), tecnologías altamente disruptivas que también están impactando en otros sectores como el asegurador.

Las cifras de Accenture muestran que, en España, un 29% de las empresas del sector bancario ya está realizando pruebas piloto de inteligencia artificial, y un 17% ya la ha implementado en una o más de sus líneas de negocio. Además, señala que, de las cuatro tecnologías que engloba DARQ, el 19% de los directivos en todo el mundo opina que la computación cuántica es la que más potencial disruptivo tiene para la banca, y un 17% opina lo mismo acerca de la contabilidad distribuida (blockchain)

Como comentó Fernando Rufilanchas, managing director de Servicios Financieros de Accenture, “La disrupción acelerada en la banca probablemente cambiará la estructura general de la industria. La tecnología, incluyendo las redes sociales, dispositivos móviles, analítica y cloud, ha transformado los servicios financieros en los últimos cinco años, y se ha convertido en el núcleo de los sistemas operativos de los bancos. Estos necesitan analizar las tecnologías que impulsarán la próxima ola de disrupción y a las que nos referimos como DARQ: registros distribuidos, Inteligencia Artificial, realidad aumentada y computación cuántica”.

La segunda tendencia que influirá en la transformación del sector bancario será la conocida como “Secure Us to Secure Me”, con la que los bancos tratarán de diferenciarse de la competencia. Se basa en la adopción de lo que se conoce como “Open Banking”, un nuevo paradigma de la banca en el que las empresas deben enfocarse en la seguridad de sus clientes. A la vez, los usuarios deberán establecer un equilibrio entre la seguridad de sus datos y la mejora que quieren obtener en la experiencia del cliente. Como dijo Rufilanchas, “La tendencia global hacia el Open Banking está haciendo crecer la telaraña de interconectividad entre bancos y terceros, lo que crea puntos débiles en la seguridad de la red de los bancos. Los consumidores confían en sus bancos y están dispuestos a proporcionarles sus datos personales a cambio de productos y servicios adecuados. Para mantener esa confianza, los bancos deben repensar cómo enfocar la seguridad de la red, centrándose en un ecosistema más amplio. Por ello, los bancos deberán adoptar una postura mucho más activa en lo que respecta a ciberseguridad”.

La tercera tendencia que señala Accenture se conoce como “Get to Know Me”. Consiste en enfocar la adopción de las nuevas tecnologías con el propósito de recuperar la intimidad con el cliente. Mientras que la mayoría de los bancos españoles cree que la demografía digital les permite identificar mejor las oportunidades de negocio y las necesidades de los clientes, solo un 10% opina que estos datos de los consumidores pueden mejorar realmente la forma en que ofrecen servicios a sus clientes. Y los expertos señalan que la clave para mejorar en este aspecto, a la vez que se protegen los intereses de los clientes, es tener una mejor comprensión de su comportamiento, algo que se consigue a través de la información que se obtiene a través de medios y tecnologías digitales.

Los investigadores de Accenture afirman que los riesgos competitivos en el sector bancario irán creciendo impulsados por la demanda de los clientes y por la propia innovación tecnológica, que empujarán a las empresas a interactuar más con los clientes y a personalizar más sus productos y servicios. En la cuarta tendencia indicada en este informe, denominada “My Markets”, los bancos tratarán de ofrecer a los clientes servicios diferenciados de la competencia, y muchos directivos creen que la llegada de 5G les permitirá dar un salto en este sentido. En todo el mundo el 78% de ellos opina que 5G ´supondrá una revolución para el sector, ya que permitirá ofrecer toda una nueva generación de productos y servicios. De ellos, un 55% cree que el impacto en la banca se podrá ver en unos tres años, mientras que un 20% opina que llegará más tarde, en unos cuatro o cinco años.

Por último, la tendencia llamada “Human + Worker” señala los cambios que se darán para que los bancos orientar sus políticas de innovación hacia el cliente, para lo que deberán seguir el ritmo de sus trabajadores. En este sentido, el 74% de los directivos españoles cree que sus empleados tienen una mayor madurez digital que su propia organización. Y un 87% dice que la movilidad de la plantilla está aumentando la necesidad de capacitar de nuevo a toda la empresa, para adaptarse a las nuevas tecnologías de trabajo en movilidad.