Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

En 2024 se habrán realizado más de 200.000 millones de transacciones móviles

  • Negocios

Biometria movil pago

La economía está en plena transición a lo digital, y las transacciones de dinero se realizan cada vez más a través de dispositivos móviles. Esto está alterando el ecosistema de las finanzas ya que, según los expertos, para el año 2024 se habrán realizado más de 200.000 millones de operaciones de este tipo mediante plataformas móviles.

A medida que la sociedad se adapta a la nueva realidad digital, salen a la luz las ventajas de las aplicaciones financieras, que permiten realizar todo tipo de operaciones de forma más sencilla y ágil, sin tener que acudir a las oficinas de un banco. Con las plataformas móviles esto se ha simplificado mucho más, permitiendo a los usuarios realizar todo tipo de transacciones desde su smartphone, con total seguridad y con inmediatez.

Y uno de los usos que más está creciendo es la transmisión de dinero entre usuarios desde apps móviles, una modalidad que está creciendo con fuerza, impulsando el volumen de transacciones económicas por la vía digital. Según el último estudio de Juniper Research, este factor está impulsando las operaciones digitales, que para el año 2024 habrán alcanzado un volumen de 203.000 millones de transacciones.

Una muestra de cómo está creciendo esta forma de mover el dinero es que los analistas prevén que para este año el 80% de todas las operaciones digitales (unos 130.000 millones) corresponderán a transacciones P2P. Esto se debe a que las nuevas aplicaciones relacionadas con las finanzas han proporcionado a los usuarios una forma mucho más sencilla, transparente e inmediata de realizar sus operaciones, desde las transferencias de dinero a los pagos de facturas o compras online.

Este avance se está dando más en las economías desarrolladas, en las que las aplicaciones digitales tienen una gran aceptación. Y a esto se suma que las aplicaciones más populares no tienen ningún coste para el usuario, y se encuentran integradas en todo tipo de servicios, comercios y páginas web, lo que ha dado como resultado un ecosistema de economía digital altamente desarrollado y muy dinámico.

Los impulsores de esta nueva forma de pagar y transferir dinero son principalmente los integrantes de la generación millenial, pero las ventajas de estos sistemas están calando en otras generaciones, más viejas y más jóvenes. Aunque los más mayores todavía se resisten a confiar plenamente en la seguridad de estos sistemas, se espera que esta barrera vaya cayendo a medida que se extienda el uso de este tipo de servicios.

Los analistas indican que el mayor impulsor de esta forma de economía digital es China, que supera todos los índices en fechas como el año nuevo, ya que en 2019 las operaciones realizadas con motivo de este evento contribuyeron a que China vaya a generar el 68% de todas las transacciones digitales de dinero a nivel global. Aunque también afirman que la participación de este país irá decayendo a medida que otras regiones incrementen el uso de las plataformas de pago digital, y para 2024 prevén que la cuota de China bajará al 57%.