Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La economía circular podría imperar dentro de una década

  • Negocios

economia circular sostenibilidad

Según los expertos de Gartner, en los próximos diez años la economía circular sustituirá a las actuales economías lineales, impulsando una nueva forma de entender todas las cadenas de suministro. Y también cambiando el modelo de fabricación, consumo y uso en la industria tecnológica, que buscará nuevas formas de concebir, fabricar y comercializar tecnologías reutilizables con más de un propósito.

En un reciente informe de la consultora Gartner los expertos de la consultora analizan cómo el concepto de economía circular va a impactar en la cadena de suministro global. Opinan que, para seguir siendo competitivos, los líderes de la cadena de suministro (CSCO) deberán cambiar de sus actuales modelos de economía lineal a nuevas formas de economía circular. Esto se debe a que los accionistas y, sobre todo los consumidores, están cambiando sus preferencias hacia la sostenibilidad, y aquí es donde entra en juego la capacidad de las economías circulares para reducir al mínimo el desperdicio.

El concepto que tiene Gartner de la economía circular es un modelo de economía que separa la capacidad de lograr el crecimiento económico del consumo de recursos naturales. Y esto es especialmente importante en la industria tecnológica, en la que se usan elementos químicos y compuestos muy escasos. Por ello, la reutilización de estos materiales permitiría limitar al máximo el desperdicio, reduciendo el impacto ambiental y los elevados costes de extraer y transformar estos recursos.

En palabras de Steven Steutermann , vicepresidente gerente de la práctica de la cadena de suministro de Gartner, “Las organizaciones están bajo presión para reducir la cantidad de desechos que están produciendo, tanto de los consumidores como de los gobiernos. La solución a este desafío es un cambio hacia una economía circular y libre de residuos. La cadena de suministro desempeñará un papel clave en este proceso. El ochenta y cuatro por ciento de los participantes en la reciente Encuesta sobre la cadena de suministro y la economía circular de Gartner declaró que la cadena de suministro tiene, o tendrá, autoridad para tomar decisiones cuando se trata de las estrategias e iniciativas de economía circular de su organización”.

Pero lograr el cambio de una economía lineal a una circular no es algo que se pueda hacer de forma individual, sino que es imprescindible involucrar a todos los integrantes del ecosistema. Por ello, los expertos de Gartner afirman que los líderes de la cadena de suministro deben colaborar con los diseñadores y proveedores de productos para comprender cómo se consumen y desechan los productos de consumo, para desarrollar los modelos de reutilización adecuados para lograr los objetivos de recirculación de productos y materiales.

Como señaló Steutermann, “Para cambiar un sistema de cadena de suministro, 10 años no es mucho tiempo. Las CSCO deberían desplegar programas de gestión de cambios y comenzar pilotos ahora. Los pilotos proporcionarán aprendizajes valiosos y ayudarán a generar impulso para nuevas iniciativas de economía circular”. Añadió que “Reunirse con profesionales de ideas afines apoyará a las CSCO para esbozar una visión de un ecosistema inteligente de socios y pares. Deben comenzar con una sola pregunta, como ¿Cómo puedo reducir el embalaje?, Y ampliar a partir de ahí”.

Pero según la encuesta de Gartner, el mayor desafío que enfrentan los responsables de la cadena de suministro para lograr este cambio de modelo económico es establecer objetivos que se puedan medir, pudiendo corroborar cómo afectarán estos cambios a las preferencias de los consumidores y, en última instancia, a los márgenes de beneficios. Como dijo Steutermann, “Si bien ya existen algunas métricas sobre sostenibilidad, en su mayoría están relacionadas con métricas lineales, como la reducción de desechos a los vertederos o las emisiones de dióxido de carbono. Es importante no confundir esas métricas con la economía circular. Las buenas métricas para la economía circular podrían ser los porcentajes de materiales recuperados y reutilizados para la producción y la reducción del plástico de un solo uso”.