Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Focalizar la digitalización mejora la productividad de las empresas

  • Negocios

industria 4

Así lo indica un reciente informe realizado por la consultora Kaizen Institute sobre la digitalización de los procesos en las empresas del sector industrial. En su investigación, los expertos señalan que la digitalización focalizada permite analizar y utilizar un 75% de los datos extraídos, frente al 5% de los métodos convencionales, con una menor inversión general y beneficios adicionales.

En este estudio, los expertos de Kaizen Insitute han hallado que las empresas que llevan a cabo una digitalización focalizada logran aprovechar el 75% de los datos que extraen en sus procesos, mientras que lo que denominan una “digitalización total” solo proporciona un 5% de media. Además, señalan que este enfoque de una digitalización con focos más concretos permite inversiones menores en la formación de los trabajadores, algo que consideran como una pieza clave para la analítica.

En opinión de los expertos de Kaizen Institute la Industria 4.0, que está íntimamente ligada a Internet of Things, requiere de una mayor automatización de sus procesos, tanto en las grandes compañías como en las PYMEs, y esto requiere la aplicación de las nuevas tecnologías con un enfoque correcto. En el caso de las herramientas de digitalización, aplicar una estrategia bien enfocada puede ahorrar costes y tiempo, a la vez que mejorar los resultados finales. Además, ganar en efectividad y eficiencia permite enfocarse en la innovación y la mejora tecnológica constante.

La clave para poder sumarse a la corriente de la Industria 4.0 es la digitalización, pero esta puede llevarse a cabo a través dos enfoques diferentes. Uno de ellos, y que hasta ahora tenía muchos defensores, es la digitalización total los procesos, que pretende analizar cada uno de los datos que se generan a lo largo de la cadena de producción. El otro es una digitalización focalizada, que se basa en escoger claramente cuáles son los datos más relevantes que se deben extraer y someter a análisis en cada proceso.

Los expertos de Kaizen Institute afirman que el primer enfoque es adecuado en algunos casos, pero hay que tener claro que requiere inversiones muy importantes en la digitalización de todos los procesos y en la mejora de los sistemas de analítica. Mientras tanto, la digitalización focalizada requiere una inversión inicial en el estudio de todos los procesos, para conocer cuáles son que se deben digitalizar para mejorar la productividad. Pero, posteriormente, la propia digitalización requiere una inversión mucho menor, ya que su alcance está limitado a determinadas áreas, y no al conjunto total de los procesos industriales.

Como ejemplo, en este informe señalan que la digitalización total de un mes de una línea de montaje típica costaría alrededor de 70.000 euros, mientras que la digitalización focalizada de esa misma cadena podría costar más de un 75% menos. Y, al mismo tiempo, permitiría la utilización efectiva de la mayor parte de los datos digitales obtenidos, mientras que eso sería imposible en el caso de la digitalización total, a menos que la inversión en TI fuese astronómica.

En palabras de Carlos Lloret, de Kaizen Institute Western Europe, “es esencial tener en cuenta que toda esta digitalización no tiene sentido real sin la capacitación de las personas para el análisis de datos. En definitiva, son las personas las que van a llevar a cabo la observación de los resultados y su formación es clave para la toma de las mejores decisiones. Es de esta manera cómo la tecnología y las personas se complementan para alcanzar una mayor eficacia de los resultados”. Finalmente, este informe destaca que el ahorro que permite la digitalización focalizada es de tal envergadura que, con esos mismos recursos, la organización puede costear la formación teórica y práctica necesaria para los empleados que trabajarán en áreas digitalizadas, algo que a su vez tiene un imapcto positivo importante en la competitividad y en el propio retorno de la inversión.