Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El cambio cultural como prioridad para la transformación del espacio de trabajo

  • Negocios

Persona_trabajador

Las organizaciones que quieren abordar el cambio hacia el espacio de trabajo del futuro identifican la transformación cultural como el reto principal a superar. Por ello están volcándose en este proceso, que según los expertos dará lugar a la mitad de los puestos de trabajo de la próxima década, que todavía no existen y que estarán vinculados estrechamente a los datos.

En un reciente encuentro organizado en Madrid por IDC Research España, los expertos de la consultora han comentado la visión que tienen actualmente las organizaciones en Europa y España sobre la transformación del espacio de trabajo. Las cifras de su última investigación indican que el 47,3% de ellas tienen un enfoque centrado en el cambio cultural, ya que identifican este factor como el principal catalizador de este proceso. Mucho más que otros como a tecnología necesaria o el cambio físico en el propio espacio de trabajo.

Mientras tanto, los expertos de IDC afirman que las empresas necesitan apostar por metodologías de trabajo más ágiles y eficientes, y deberían tener en cuenta factores como el salario emocional. Según Isabel Tovar, analista de IDC Research España, “Las organizaciones buscan atraer, desarrollar y retener talento. Deben crear un espacio que genere energía para centrarse en conocimiento, generación de ideas y trabajo en equipo. Esto solo será posible si aparte del diseño de las oficinas se da un cambio en la cultura del trabajo”.

Otros retos importantes que enfrentan las empresas españolas y europeas en su camino hacia la transformación digital del espacio de trabajo son relativas a la seguridad, la privacidad y la gobernanza del dato, tres cuestiones clave para cualquier estrategia vinculada a lo digital. Y todo esto tendrá un impacto enorme en las empresas y en el propio mercado de trabajo, ya que según IDC el 50% de los trabajos que existirán en la próxima década todavía no se han creado, y todos ellos estarán vinculados estrechamente a los datos y entornos digitales.

Para abordar estos cambios el 55% de las organizaciones españolas están apostando por la recapacitación y la mejora de las habilidades de sus empleados. A continuación, se sitúa la mejora de la colaboración interna y externa, como opina un 50% de los encuestados, y después la creación de nuevas políticas de seguridad (43%).

Por otra parte, las investigaciones de IDC muestran que en los dos próximos años el 60% de las grandes empresas globales supervisarán y administrarán activamente la experiencia del empleado. Esto se debe a que la consideran como un factor diferenciador fundamental para construir y mantener relaciones B2B y B2C. En palabras de Tovar, “Las empresas comienzan a reemplazar sus KPI tradicionales por KBI basados en el comportamiento del trabajador. Se medirá y monitoreará la colaboración efectiva, las comunicaciones y las habilidades creativas de resolución de problemas”.