Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las grandes empresas adoptarán el puesto de trabajo del futuro en dos años

  • Puesto de trabajo

HPE trabajador movilidad

Según afirman los expertos de IDC, en los próximos dos años el 60% de las grandes empresas habrá adoptado lo que se conoce como el puesto de trabajo del futuro. Este concepto agrupa diferentes tendencias, como el trabajo en movilidad, los espacios de coworking o las herramientas de colaboración, entre otras tecnologías que introducen cambios radicales en los entornos laborales y en la propia forma de trabajar de las empresas.

En un reciente desayuno de prensa organizado por IDC Research España, los expertos de la consultora analizaron la situación actual de la transformación del espacio de trabajo, y señalaron que para el año 2021 el 60% de las empresas del G2000 habrán adoptado el puesto de trabajo del futuro. El objetivo es mejorar la experiencia del empleado a la vez que se aumenta la productividad y se reducen los costes.

Esta tendencia supone un importante desafío para las organizaciones y, por ejemplo, en España el 43% de las empresas perciben la seguridad, la privacidad y la gobernanza de datos como los principales retos a superar en el camino hacia la adopción del puesto de trabajo del futuro. Aunque también han expresado su preocupación por la falta de presupuesto y por las dificultades que impone la TI heredada, que muchas veces pone trabas a la incorporación de nuevas tecnologías.

Además, como explicó Isabel Tovar, analista de IDC, en este proceso de transición hacia nuevas formas de trabajar “influyen factores sociológicos, como el conflicto intergeneracional y la fuerza laboral multigeneracional, la visión y estrategia poco claras sobre el futuro del trabajo y la falta integración de nuevas tecnologías en los sistemas TI existentes”.

El concepto de “puesto de trabajo del futuro” conlleva la introducción de diferentes tecnologías que habilitan la colaboración entre los trabajadores, dentro y fuera de la oficina, así como el trabajo en movilidad y el cambio cultural hacia modelos de trabajo y espacios más dinámicos y efectivos. Esto tiene una influencia decisiva en la forma de operar de las empresas y también en la capacidad de los empleados para ser más eficientes y para alinearse más con los objetivos de la organización, a través de una mayor realización personal.

Un dato interesante que compartieron los expertos de IDC es que, para el año 2023, el porcentaje de trabajadores móviles dentro del total de la población activa de Europa Occidental pasará del 55% al 66%. Esto incrementará la necesidad de las organizaciones de adquirir nuevos dispositivos pensados para que los empleados puedan trabajar en movilidad. Por otro lado, IDC prevé que para 2024 la mitad de las tareas repetitivas estará automatizada, y el 20% de los trabajadores especializados contarán con un asistente digital colaborativo, parte importante de la digitalización del espacio de trabajo.

En palabras de Tovar, “La adopción de la automatización y la inteligencia artificial marcará una aceleración sobre los cambios que se van a producir, aumentando la productividad y la eficiencia de la organización al liberar al usuario de tareas rutinarias”. Esto contribuirá a que los trabajadores incrementen sus conocimientos y experiencia digitales, reduciendo la necesidad de habilidades físicas y manuales, lo que llevará a las empresas a replantearse la organización de las tareas y las habilidades y competencias de los propios equipos de trabajo.