Las empresas de telecomunicaciones tendrán un papel clave en la recuperación económica

  • Negocios

comunicaciones empresa

Esta opinión comienza a ganar peso entre los expertos en el sector tecnológico, que reconocen la importancia de un sector de telecomunicaciones fuerte para la resiliencia de los países frente a situaciones de crisis como la que estamos viviendo. A raíz de la actual pandemia se ha demostrado su importancia para garantizar el funcionamiento de las organizaciones, y también para la propia prosperidad económica global.

En un informe reciente de ABI Research, los expertos analizan cómo ha aumentado la importancia del sector de las telecomunicaciones ante situaciones como la actual crisis generada por la pandemia. Desde que comenzaron las restricciones de seguridad en los países afectados, las telecomunicaciones se han convertido en el soporte fundamental para el funcionamiento de las empresas y de las administraciones públicas, que han tenido que implantar el teletrabajo y el trato remoto con los clientes y consumidores para seguir funcionando.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Los expertos destacan que las telecomunicaciones no solo son cruciales para mantener cierta normalidad en situaciones de crisis, sino que serán cada vez más importantes para las empresas y los organismos públicos en el futuro. Esto se debe a que en ambos entornos (público y privado) se está instalando una corriente hacia las formas de trabajo remoto y hacia la gestión administrativa a través de Internet. Esto solo puede ser una realidad si los operadores de telecomunicaciones pueden garantizar la solidez de sus redes y servicios.

Y durante la crisis se está demostrando que un sector de telecomunicaciones fuerte y bien preparado contribuye decisivamente al estímulo de la economía y al crecimiento del PIB. Ante esta realidad los expertos recomiendan a los gobiernos que adopten ciertas estrategias que permitan fortalecer el sector de las telecomunicaciones en sus respectivos países. Como dice en su documento Stuart Carlaw, Chief Research Officer de ABI Research, “la comunidad de telecomunicaciones a nivel mundial ha sido en gran medida el blanco de una regulación menos favorable, de la falta de atención gubernamental estratégica y ha estado sujeta a las intenciones hostiles de los competidores de escala web”.

Pero desde las primeras etapas del brote vírico las telecomunicaciones se han convertido en un activo clave para la economía de los países, y han ayudado a las empresas a mantenerse “comprometidas, estimuladas y saludables”, a pesar del confinamiento. Según Carlaw, “además, se podría argumentar que las empresas de telecomunicaciones podrían desempeñar un papel fundamental en la recuperación del shock financiero y de productividad que está causando el COVID-19”.

Añade que, por otro lado, las telecomunicaciones “han permitido a los gobiernos monitorizar, rastrear y gestionar la propagación del virus, comunicarse de manera efectiva y directa con las personas y seguir apoyando a la sociedad de una manera virtual pero valiosa”. Por ello, destaca que “sin la inversión y la diligencia operativa de muchas empresas de telecomunicaciones, el impacto de COVID-19 habría sido mucho más profundo y más grave en todas las economías”.

De cara al futuro, los expertos de ABI Research afirman que los gobiernos deben apoyar al sector de las telecomunicaciones para que consoliden su posición y ayuden en el avance hacia una sociedad más y mejor conectada, en la que el teletrabajo tendrá un papel destacado en la organización del sector público y las empresas. Y esto se notará en un mayor crecimiento del Producto Interior Bruto, que cada vez tendrá más relación con los entornos y servicios digitales.