Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La industria automovilística pisa el freno de los coches conectados

  • Negocios

GMV-BMW

Según las últimas cifras el mercado de vehículos nuevos sea contraído un 19% en el primer trimestre del año, y las perspectivas para el segundo y para todo 2020 no son mucho mejores. Esta situación no solo afecta a los fabricantes de coches, sino a toda la industria que se está generando alrededor de los vehículos conectados personales y profesionales, en la que hay nuevos proveedores de componentes tecnológicos y servicios digitales.

El concepto de coche conectado está evolucionando con las nuevas tecnologías, y ya se considera como el precursor natural del futuro ecosistema de vehículos autónomos. Lo que comenzó con la adición de unas pocas tecnologías de comunicaciones, entretenimiento y monitorización del entorno cercano para conducir y aparcar con más seguridad, ha dado lugar a algo mucho más complejo.

Actualmente la industria ha visco como se desarrollaban conceptos mucho más avanzados, como la recopilación de datos sobre la conducción o la comunicación entre vehículos y con nuevas plataformas digitales para extraer información útil. Mientras tanto, también sigue progresando la integración con las plataformas digitales que usan las personas y las empresas, sentando las bases de un futuro transporte conectado y autónomo que formará parte de las flotas empresariales, el transporte público o compartido y los vehículos privados.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Pero este avance se está enfrentando al impacto del coronavirus, y solo en el primer trimestre las ventas globales de vehículos nuevos han descendido un 19%, por culpa de los problemas que está sufriendo la cadena de suministro, el cierre de fábricas en muchos puntos del globo y la dependencia del mercado automovilístico de otros sectores, como por ejemplo el transporte de materiales de construcción. Y, como destacan en la última investigación de ABI Research, las ventas de vehículos conectados podrían descender un 15% este año.

Y esto reducirá los ingresos del incipiente mercado de proveedores OEM de componentes, plataformas y servicios digitales vinculados a los coches conectados. Según los expertos de ABI Research, estas empresas necesitarán contener el gasto previsto para investigación y desarrollo, lo que podría conducir a la consolidación de la industria y a una mayor racionalización de las inversiones, que ralentizarán el desarrollo del ecosistema de vehículos conectados.

Como explica Maite Bezerra, analista de movilidad inteligente y automotriz de ABI Research, “a corto plazo, algunos OEM pueden posponer temporalmente proyectos inmediatos que agregan valor adicional a los clientes, para concentrar sus esfuerzos en acciones para reducir los costos de propiedad y hacer que su cadena de suministro sea resistente y ágil. Sin embargo, las inversiones y la adopción de paquetes de conectividad deberían permanecer constantes debido a la instalación estándar, como eCall”.

En opinión de los expertos, los OEM más modestos deberán racionalizar sus inversiones en I+D, lo que les posicionará peor con respecto a la competencia, mientras que los OEM con más recursos podrían migrar a ofertas de terceros para reducir los costos. Y en el campo del entretenimiento integrado en vehículos, se prevé que las soluciones comerciales de proveedores como Google o Amazon se beneficiarán de la mala situación actual de los OEM para tratar de imponerse en este mercado, ya que estos también reducirían costes adoptando las plataformas de estas grandes compañías.

Como explica Bezerra, “con la disminución en las ventas de vehículos nuevos, que ya estaba en declive antes del brote de COVID-19, los fabricantes de automóviles tendrán que encontrar estrategias para disminuir la tasa de rotación de los servicios conectados y maximizar los ingresos de los vehículos registrados. Mientras tanto, los proveedores de servicios deberían invertir cada vez más en soluciones ‘llave en mano’ de menor costo que cumplan con los requisitos estándar de la industria, pero que permitan cierta personalización en la parte superior y actualizaciones adicionales”.