Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado de vehículos conectados caerá con fuerza en 2020

  • Negocios

Fortinet seguridad coche conectado

Según las estimaciones de los expertos, los ingresos del mercado mundial de vehículos conectados podrían descender un 15% este año, y no lograrían recuperarse hasta 2022. Esto refleja el gran impacto que ha tenido el coronavirus en este mercado, un factor que todavía podría agravarse más, si no se logran contener los brotes que se están produciendo en los principales mercados.

Recomendados: 

Revista digital IT Trends - En busca de la conectividad inteligente Leer 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

En lo que va de año las ventas de vehículos conectados han caído estrepitosamente, tras varios años de crecimiento constante. Según la última investigación realizada por ABI Research, en 2020 tanto los envíos como los ingresos fijos podrían descender un 15% con respecto a 2019. Aunque prevén que los segmentos integrados y el mercado secundario podrían crecer rápidamente en 2021, la recuperación de la industria no llegará hasta principios del año 2022. Su pronóstico a más largo plazo es que para 2025 los envíos alcanzarán unos 115 millones de vehículos conectados y unos ingresos de 83.000 millones de dólares.

Eso sí, todo depende de cómo se desarrollen los acontecimientos en torno a la pandemia global, que tanto están afectando a este y otros mercados globales. En este sentido, Maite Bezerra, analista de movilidad inteligente y automotriz de ABI Research, comenta que “si bien la instalación estándar de los sistemas de emergencia celulares y las suscripciones de prueba gratuitas de los servicios conectados son responsables de una sólida penetración de conectividad en los pocos vehículos que se han comercializado este año, la enorme contracción en las ventas de vehículos nuevos debido a COVID-19 hará que 2020 sea un año plano para automóviles conectado”.

Las cifras de ABI Research revelan que los envíos de vehículos con conectividad integrada han descendido un 19% este año, pero que este segmento será responsable de la venta de al menos 30 millones de vehículos conectados en 2020. Y destacan que en Estados Unidos el 91% de los vehículos nuevos cuentan con estas tecnologías, mientras que en otros mercados el porcentaje mucho menor, como por ejemplo en Asia Pacífico (51%) o en América Latina (37%).

En cuanto al mercado secundario, los analistas afirman que este año se contraerá un 12% interanual, un impacto menor que en el mercado general, debido al abaratamiento del hardware y a la demanda de los conductores que necesitaban renovar sus vehículos, y han optado por modelos conectados. A partir de 2021 se espera que se reanude el crecimiento, si no se reproducen los problemas sufridos este año por la pandemia, y los expertos creen que el mercado alcanzará un valor de 75.000 millones de dólares para 2023, para cuando estaría liderado por Asia Pacifico (27.000 millones en ingresos netos) y Estados Unidos (21.000 millones).

Las tecnologías que más presencia irán teniendo en estos próximos años dentro de los vehículos conectados serán las pantallas destinadas al infoentretenimiento a bordo, con tamaños que podrían alcanzar hasta 30 pulgadas en los vehículos más grandes. Esto será la vía de entrada a todo un ecosistema de servicios al conductor y los pasajeros, que irán desde la navegación GPS a los servicios de ocio digital, pasando por la navegación web y la integración de plataformas como las redes sociales.

Según ABI Research, cada vez más OEM están integrando de serie pantallas y nuevas tecnologías de comunicaciones en sus vehículos, sin incrementar el precio de compra. Y esto tiene como objeto que crezca rápidamente el ecosistema de vehículos conectados para construir sus propias plataformas digitales, donde las marcas podrán comercializar nuevos servicios al conductor, tanto de carácter personal como profesional. Y aquí entra en juego el control por voz, que los principales fabricantes quieren integrar en sus coches para proporcionar una interfaz fácil de usar y que aporte seguridad al conductor. De hecho, se prevé que para 2023 casi el 100% de los vehículos conectados en Norteamérica y Europa tendrá control por voz integrado.

Además, según comenta Bezerra, en el mercado secundario se está viendo un aumento de interés en las soluciones plug and play para transformar vehículos convencionales en conectados. En su investigación han detectado que “esto ha motivado a los OEM a buscar asociaciones con proveedores de conectividad del mercado de accesorios, como Mojio, para aumentar sus flujos de ingresos. Si bien esta puede ser una oportunidad a corto plazo, los fabricantes de equipos originales podrían utilizar dispositivos del mercado de accesorios para impulsar un mayor uso de sus aplicaciones y ampliar su acceso a los datos del vehículo”.