China se vuelca en el desarrollo de nuevas tecnologías de semiconductores

  • Negocios

tecnología, placa, circuito

La conocida como tercera generación de semiconductores engloba componentes para industrias como la de telecomunicaciones, vehículos o electrodomésticos conectados, entre otras innovaciones, y China quiere convertirse en proveedor líder de la industria. Para ello, el país ha integrado estos objetivos en su nuevo plan quinquenal de estímulo de la industria tecnológica, con el que pretende superar a sus competidores europeos, americanos y asiáticos.

Recomendados: 

La persistencia del ransomware Webinar

La era de la conectividad: SD-WAN, 5G, Wifi, networking, redes seguras... Leer 

La competencia en la industria de circuitos integrados se ha trasladado a lo que se conoce como semiconductores de tercera generación, dispositivos que se utilizan en sectores emergentes. Por ejemplo, las redes 5G, el suministro inteligente de energía, los vehículos conectados y numerosas categorías de dispositivos electrónicos de ámbito doméstico y de uso empresarial. Esto también abarca el uso de materiales de nueva generación, como SiC y GaN, que están permitiendo desarrollar chips con nuevas capacidades.

En esta carrera los proveedores líderes de la industria a nivel mundial son las empresas Infinenon (Alemania), Rohm (Japón) y Transphorm (EEUU), pero en China se encuentra el mayor foco de demanda, ya que allí se fabrican la mayor parte de dispositivos basados en semiconductores de tercera generación. Por ello, e país quiere capitalizar la demanda interna desarrollando una nueva industria capaz de fabricar estos componentes semiconductores, y ha integrado estos objetivos dentro de su 14º plan quinquenal de estímulo de la industria tecnológica (2021-2025).

Los principales representantes nacionales del sector en China, como Richard Chang, fundador de las potentes firmas SMIC y SiEn, se ha mostrado muy optimista sobre el progreso que logrará el país en estos próximos cinco años. Afirma que las empresas chinas no se encuentran muy atrás en el desarrollo de semiconductores de tercera generación, con respecto a sus competidores extranjeros, y que podrán lograr estos objetivos en el plazo establecido.

Por otro lado, los proveedores nacionales de materiales como SiC también se están moviendo para posicionarse con más fuerza en el mercado, apoyando especialmente a las empresas chinas de semiconductores, lo que contribuirá a su progreso. Pero para muchos expertos todavía es pronto para ser tan optimistas, ya que en el anterior plan quinquenal del gobierno ya se plantearon objetivos ambiciosos para la industria de circuitos integrados, que no se han cumplido en su totalidad.