Los coches conectados evolucionan aprovechando las nuevas redes celulares

  • Negocios

coche conectado

La idea inicial de coches conectados ha ido dando paso a un nuevo concepto en el que estos se conectan entre sí y a numerosas infraestructuras, tanto de forma directa como indirecta. Esto ha conformado un paradigma tecnológico que los expertos denominan Vehicules-to-Everything (V2X), cuyo mercado podría alcanzar unos ingresos de casi 10.000 millones de dólares para 2025.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

La persistencia del ransomware Webinar 

Los vehículos conectados del futuro serán capaces de comunicarse entre sí y con todo tipo de plataformas, entre ellas las de los fabricantes, proveedores de telecomunicaciones y de la nube. Este concepto tecnológico se denomina vehicules-to-everything (V2X), y abarca las diferentes tecnologías que permiten a los coches conectarse de esta forma.

Según los expertos, el mercado V2X explotará cuando los OEM formalicen sus alianzas con los operadores de redes móviles, lo que sentará las bases de la nueva generación de servicios asociados a estas capacidades de comunicación ampliadas. En su último informe sobre este mercado incipiente, los analistas de Frost&Sulivan afirman que los ingresos de V2X en Norteamérica podrían alcanzar los 1.120 millones de dólares para el año 2025. Mientras que en Europa y China podrían llegar a unos 3.290 y 6.270 millones, respectivamente.

Los analistas afirman que la mayoría de regiones prefieren tecnologías de base celular, que denominan C-V2X, a las comunicaciones de corto alcance (DSRC), ya que esperan poder aprovechar el lanzamiento de nuevos servicios basados en LTE de alta capacidad que antecederán a la llegada de 5G. Como explica Suhas Gurumurthy, analista industrial de automoción y transporte de Frost & Sullivan, “aunque la industria está madura en términos de tecnología, la implementación está en una etapa incipiente. V2X está ganando impulso gradualmente en todo el mundo, ya que ofrece beneficios como reducción de accidentes, seguridad vial mejorada, mejor gestión del tráfico y coordinación para vehículos autónomos”.

Comenta que, por ahora, C-V2X es actualmente la opción preferida por los fabricantes de vehículos y los OEM, ya que “ayuda a reducir los costos de inversión al utilizar la infraestructura existente, mientras que DSRC ha madurado durante la última década a través de pruebas en 802.11p, que ha demostrado su eficiencia. El nuevo 802.11bd también puede abordar nuevos desafíos y convierte a DSRC en un fuerte competidor en este mercado”. Pero en el futuro la tecnología que se asentará es la de redes celulares, que será la base de muchos otros servicios en movilidad, dentro y fuera de la industria de transporte.

Gurumurthy concluye su informe diciendo que “la adopción de V2X en América del Norte está impulsada en gran medida por los fabricantes de equipos originales (OEM), los operadores de redes móviles (MNO) y la Asociación Automotriz 5G (5GAA). Mientras tanto, Europa será testigo de una implementación fluida de V2X en vehículos con un marco regulatorio funcional o en proceso. En China, por otro lado, los ingresos comenzarán para los fabricantes de automóviles una vez que se implemente la infraestructura 5G en el país y se fortalezca la adopción de V2X”.