El mercado de tabletas cierra 2020 con un gran crecimiento

  • Negocios

tablet familia hogar

Durante el año pasado el mercado de tabletas mostró un crecimiento totalmente imprevisto, debido a la demanda repentina de dispositivos para conectarse desde casa, tanto para estudiar como para trabajar. Y, aunque los expertos no creen que este aumento se mantenga a largo plazo, se esperan cifras positivas para este año, apoyadas por las nuevas propuestas de los principales proveedores a nivel mundial.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

El año pasado se produjo un gran cambio en el mercado de tabletas, que estaba completamente adormecido desde hacía varios años, ya que los consumidores y las empresas optaban cada vez menos por este tipo de dispositivo, que había dejado atrás su época dorada. La pandemia impactó de lleno en la forma de vivir y trabajar, y tanto consumidores como empresas se vieron en la necesidad de adquirir tecnologías que les permitieran trabajar o estudiar desde casa.

Los portátiles fueron la primera opción para la mayoría, pero en el ámbito de la formación los tablets lograron hacerse un hueco, que poco a poco se fue expandiendo a medida que se acentuó la escasez de portátiles en el mercado global. Como resultado, el mercado de tableta ha ido ganando tracción hasta el cuarto trimestre de 2020, cuando según IDC registró unos envíos de 52,2 millones de unidades en todo el mundo. Estas cifras preliminares indican un crecimiento que no se producía desde el cuarto trimestre de 2017, cuando se alcanzaron 49,9 millones.

El crecimiento acelerado que se ha dado este año ha tenido especial importancia en la categoría de tableas desmontables, que ha ido aumentando su cuota de mercado gracias que es la más capaz de competir con los portátiles. Su gran portabilidad, su enfoque hacia la productividad y su gran facilidad de uso ha convencido a muchos usuarios, y ha logrado competir con mucha fuerza con ciertas categorías de ordenadores portátiles, creciendo un 27,9% en el último trimestre de 2020.

Esto se ha logrado gracias a la firme apuesta de fabricantes como Microsoft y Apple, cuyos productos estrella en esta categoría representan la máxima expresión de lo que puede ser un tablet, tanto a nivel de potencia como de funcionalidad. Y también gracias a que estos productos sí estaban disponibles para los compradores cuando se ha producido la rotura de stock de muchos segmentos de laptops, desviando la atención hacia las tabletas de gama alta.

Para Anuroopa Nataraj, analista de investigación del Rastreador Trimestral de Dispositivos de Computación Personal de IDC, “la demanda sin precedentes en los segmentos de consumo y educación debido al trabajo desde casa y el aprendizaje en línea indudablemente ha llevado al resurgimiento de la demanda de tabletas. Sin embargo, no se espera que la categoría mantenga este impulso a largo plazo, ya que todavía enfrenta una inmensa competencia de portátiles y teléfonos inteligentes”.

En cualquier caso, 2021 todavía podría ser un gran año para el mercado de tabletas, ya que los principales fabricantes están lanzando productos muy interesantes para los consumidores, en formatos enfocados tanto al entretenimiento como a la formación y la productividad. Y precisamente en este ámbito, donde tanto han triunfado los Chromebooks en 2020, podría seguir capturando ventas que tradicionalmente han ido a parar a las gamas de portátiles más ligeros y también a los más económicos.