Este año el mercado de ordenadores podría crecer más que el año pasado

  • Negocios

Ordenador portátil

El impulso que ha generado el teletrabajo y el estudio remoto en el mercado de ordenadores no se ha enfriado, y los expertos creen que este año las ventas de PC tradicionales podrían crecer incluso más que en 2020. Y esperan que en los próximos cinco años el mercado siga creciendo a una CAGR del 2,5%, gracias al impulso de renovación de equipos que se está produciendo, y a la necesidad de implementar modalidades de trabajo híbrido.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

La necesidad de equiparse para el teletrabajo y el estudio remoto ha llevado a empresas, instituciones académicas y consumidores a equiparse con nuevos ordenadores, especialmente equipos portátiles. Fruto de ello, el mercado experimentó un aumento del 12,9% en los envíos, culminando un período de recuperación que no se esperaba antes de la pandemia. Pudiera parecer que este crecimiento era transitorio, pero en realidad los expertos están convencidos de que seguirá cogiendo fuerza este año, y este optimismo seguirá expandiéndose hasta 2025, aunque más lentamente.

Las últimas previsiones de IDC son que el mercado mundial de ordenadores tradicionales (sobremesa, portátiles y workstation) crecerá con más fuerza este año, incrementando sus envíos en otro 18,2% interanual, hasta alcanzar un volumen de 357,4 millones de unidades. Y se espera que siga creciendo a una CAGR del 2,5% hasta el año 2025, para cuando cerrará una etapa brillante en un mercado que se enfrentaba a importantes dificultades a causa de la escasez de procesadores, la competencia de ciertos dispositivos móviles y otros problemas como las interrupciones que se han producido en la cadena de suministro.

Como explican los expertos de IDC, los principales impulsores de esta bonanza en el mercado son los consumidores y los estudiantes, que necesitan equipos confiables para mejorar su productividad y estar conectados mediante las nuevas tecnologías. Pero también tendrá mucho peso la actualización de equipos en el ámbito corporativo, donde se están produciendo importantes cambios en el modelo de trabajo, apostando por equipos portátiles. Y, además, se anticipa que el segmento de equipos portátiles seguirá teniendo mucha fuerza, debido a la necesidad de establecer modelos de trabajo híbridos en muchas empresas.

En palabras de Ryan Reith, vicepresidente del programa rastreadores del mercado mundial de dispositivos móviles en IDC, “mientras las empresas de todo el mundo continúan determinando los planes de reapertura y cómo se verá la nueva normalidad, la demanda de PC experimentará vientos de cola significativos. Todo esto está sucediendo mientras los retrasos en educación continúan creciendo y el inventario de canales minoristas en muchas geografías aún está muy por debajo de los niveles históricos”.

Por ello, IDC pronostica que este año se tratará de recuperar el tiempo perdido en 2020 a causa de la escasez de equipos en la cadena de suministro y, según Reith, “dependiendo de cuánto tiempo continúe esta demanda, hay una gran probabilidad entraremos en 2022 con una cartera de pedidos enorme, aunque no tan significativa como los niveles actuales”. Esta falta de definición sobre lo que podría suceder el año que viene se debe a que todavía existen preocupaciones en torno al suministro de componentes para la fabricación de ordenadores, especialmente ciertos circuitos integrados como los procesadores. Pero esto generará una presión sobre los fabricantes de circuitos integrados que les obligará a incrementar su producción, y en IDC esperan que la situación se equilibre para mediados de este año.

En opinión de Jitesh Ubrani, gerente de investigación de los rastreadores mundiales de dispositivos móviles de IDC, “si bien la escasez de componentes continuará afectando al mercado, anticipamos que los problemas de suministro comenzarán a aliviarse justo después de mediados de año. La demanda de los consumidores también se ha disparado y, si bien esta mayor demanda no durará más allá de 2021, se espera que los envíos de PC se mantengan muy por encima de los niveles prepandémicos, a medida que los consumidores continúan desplazando el gasto de otras categorías hacia la tecnología y las actividades como los juegos ayudan a impulsar el mercado”.