La gran demanda sigue impulsando el mercado europeo de ordenadores

  • Infraestructura

hombre trabajando con portátil

Tras un año de crecimiento meteórico, el mercado de PC de EMEA ha crecido de nuevo un 16,6% interanual en el cuarto trimestre, lo que ha permitido cerrar un año increíblemente bueno para el sector. De nuevo, el principal impulsor de este aumento de ventas es la demanda de portátiles para el teletrabajo y el estudio remoto, categorías que probablemente seguirán generando ingresos en la primera mitad de 2021.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Las medidas de confinamiento y distanciamiento social impuestas para luchar contra la pandemia se han recrudecido a final de año en la región de EMEA. Esto ha puesto en valor las estrategias de teletrabajo y llevando a los consumidores y las empresas a invertir en nuevos ordenadores. A esto se ha sumado la tendencia estacional que tradicionalmente impulsa las ventas de equipos informáticos para consumidores en los últimos meses. Como resultado, IDC ha constatado que el mercado de ordenadores ha crecido de nuevo un 16,6% en el cuarto trimestre de 2020, alcanzando 24,1 millones de unidades enviadas.

Esto se ha logrado gracias al crecimiento de ambos segmentos, consumidor y comercial, que han incrementados sus ventas en un 21,3% y un 13,6%, respectivamente. Según los expertos, el mayor aumento se ha producido en Europa Occidental, donde se logró un crecimiento interanual del 20%. En esos últimos tres meses del año, el gran aumento de ventas de ordenadores portátiles (39,4% interanual) logró compensar la intensa caída del segmento de equipos de sobremesa (-25% interanual), una categoría que a final de año no ha capitalizado tan bien el aumento de los segmentos gaming y profesional.

Para dijo Liam Hall, analista de investigación senior de IDC Dispositivos de Computación Personal de IDC para Europa Occidental, “el rendimiento excepcional del portátil puede atribuirse una vez más a la demanda masiva en el consumidor y la educación. Los bloqueos prolongados y el aumento de las restricciones se han traducido en una urgencia aún mayor de dispositivos que respalden el entretenimiento y el aprendizaje remoto, lo que demuestra la necesidad de un dispositivo por persona, en lugar de por hogar”.

Por otro lado, explica que el crecimiento podría haber sido aún mayor si no se hubieran producido interrupciones en la cadena de suministro de ciertos componentes clave, como CPU de varias categorías, que han generado cuellos de botella importantes. En cualquier caso, las ventas de equipos portátiles para el gran consumo en Europa Occidental han aumentado un 32,1% interanual, llegando a unos 6,9 millones de unidades.

Mientras tanto, las ventas de equipos de sobremesa aumentaron un 12,4%, a diferencia de los equipos comerciales de esta categoría que descendieron con mucha fuerza. Al mismo tiempo, los portátiles de segmento comercial también crecieron, pero más tímidamente, aumentando un 12,2% interanual hasta los 9,2 millones de unidades.

En cuanto al resto de mercados regionales, IDC indica que las ventas en Rusia han sido menores de lo previsto, con un descenso del 2,8%, aunque en toda la región de Europa Central y del Este lograron aumentar un 14,3%. Esto se logró gracias a los acuerdos previos para dotar al sistema educativo de nuevos equipos informáticos, en parte para la formación a distancia. Esto, junto con las estrategias empresariales de teletrabajo, permitió que el segmento comercial creciese un 21,4%, compensando la débil demanda del consumidor, segmento que creció solo un 0,9% interanual.

Finalmente, como explica Nikolina Jurisic, gerente senior de investigación de IDC Europa, “la demanda de portátiles sigue siendo el motor del mercado con retrasos trimestrales junto con bloqueos continuos. La región de MEA reportó un buen crecimiento general impulsado exclusivamente por los segmentos comerciales, con un 12,4% interanual en comparación con la caída del consumidor en un 2,8% interanual”.