Este año crecerán de nuevo las ventas de ordenadores reforzados

  • Infraestructura

Stylistic industria

Durante 2020, el mercado de ordenadores reforzados ha subsistido gracias a los acuerdos gubernamentales previamente firmados, pero ha experimentado un descenso de ventas al segmento empresarial. Los expertos creen que este año se retomará la demanda de las empresas que necesitan equipos rugged para los trabajos en el campo.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

Los equipos informáticos reforzados se usan en todo tipo de trabajos donde se requieren capacidades informáticas en condiciones climáticas adversas, o donde existen riesgos de sufrir accidentes. El ejemplo típico es el ámbito militar, pero existen otros muchos en industrias como la automotriz, la naviera, la de petróleo y gas, la minería y todo tipo de actividades en las que se llevan a cabo trabajos en exteriores.

El año pasado los contratos gubernamentales, en especial los militares, permitieron a los proveedores de equipos informáticos Rugged mantener un cierto nivel de ventas, salvándolo de una caída que podría haber sido espectacular. Esto se debió a que las empresas decidieron posponer la compra de nuevos equipos de esta categoría, que tienen un precio muy elevado, salvo para casos imprescindibles. En vez de ello, centraron sus esfuerzos en la adquisición de capacidades tecnológicas y nuevos equipos portátiles destinados al teletrabajo.

Ahora, de cara a 2021, los expertos creen que el mercado va a reactivarse paulatinamente, y aunque muchas empresas seguirán conteniendo el gasto en estas tecnologías, la progresiva vacunación de la población contribuirá a estimular el mercado de ordenadores y tabletas rugged para los trabajos de campo. Las previsiones de los expertos se alinean con las de marcas como Getac, uno de los tres principales proveedores de componentes y equipos reforzados a nivel mundial, que espera retomar el crecimiento de las ventas este año.

Y, como ha sucedido en años anteriores, los principales mercados regionales serán América del Norte y Europa, donde los gobiernos incrementarán la adquisición de equipos para las fuerzas de seguridad, la inspección de obras públicas e infraestructuras y otros usos como el militar. Por su parte, los principales clientes empresariales provendrán de nuevo de la industria automotriz, aunque se sumarán otros sectores, como el de la logística.

Lo que parece claro es que la recuperación del mercado de componentes, ordenadores y dispositivos reforzados será paulatina, aunque se producirán picos puntuales de pedidos en ciertos casos. Especialmente por la necesidad de cubrir la demanda acumulada de ciertos sectores que no se verán tan perjudicados por la recesión económica. Y, aunque la llegada de nuevos procesadores y memoria de corte profesional podría estimular las ventas, es posible que se tarde en recuperar la dinámica normal del mercado.