Inventan una tecnología de pantallas que se reparan solas

  • Transformación Digital

smartphone movil roto

Un equipo de científicos coreanos acaba de inventar una nueva tecnología de pantallas digitales capaz de autorrepararse, en caso agrietarse por golpes o vibraciones. El objetivo inicial es el mercado de smartphones, pero podría tener numerosas aplicaciones en otros campos como el de los dispositivos IoT, la robótica industrial o los ordenadores portátiles.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

El riesgo de rotura es algo inherente a las pantallas de los dispositivos electrónicos, y hasta ahora las estrategias para protegerlos se han basado básicamente en reforzarlas para que aguanten los golpes. Pero aun así se pueden romper, y para enfrentarse a esto un equipo de científicos ha desarrollado una tecnología de pantallas capaces de autorrepararse, un invento que podría revolucionar industrias como la de dispositivos móviles, IoT y ordenadores.

El proyecto que ha dado origen a esta innovación, publicado en Science Direct, ha sido liderado por el director del Instituto de Materiales Compuestos Avanzados del Instituto de Ciencia y Tecnología de Corea (KIST), y se basa en utilizar aceite de linaza en el interior de las diferentes láminas que componen una pantalla, y que permite la autorreparación en caso de agrietarse.

Los científicos explican que, en su tecnología, este aceite se encuentra encerrado en pequeñas cápsulas que se pueden mezclar con el polímero utilizado en la fabricación de las pantallas. Estas películas de polímero bicapa (PBF) están intercaladas entre dos de las capas que tienen las pantallas y, cuando estas se agrietan debido a fuerzas de impacto, vibración, flexión excesiva o torsión, se libera el aceite en la zona dañada. Y este se endurece por acción de la luz solar en forma de material sólido transparente, que repara la pantalla en la mayoría de casos de rotura.

En palabras de sus inventores, esta tecnología permite reparar el 95% de las grietas que puede sufrir una pantalla convencional, en un tiempo máximo de 20 minutos, algo verdaderamente revolucionario. Su enfoque inicial es abordar el mercado de dispositivos móviles, pero eta innovación tiene gran potencial en otros entornos emergentes de dispositivos electrónicos, como el de Internet of Things de uso industrial, los robots, los ordenadores portátiles y cualquier otro entorno en el que las pantallas digitales puedan sufrir accidentes.