Los servicios de telecomunicaciones y televisión mantendrán su fuerza en 2021

  • Negocios

television

Durante la segunda mitad de 2020 el mercado de servicios de telecomunicaciones y de televisión se recuperó, permitiendo cerrar el año con unos ingresos muy similares a los del año anterior. Y, según los expertos, mantendrá su fuerza a lo largo de 2021, con previsiones de que crecerá ligeramente hasta alcanzar unos ingresos de 1,54 trillones de dólares.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

Cómo elegir una base de datos para tus aplicaciones móviles Leer 

Según las últimas cifras de la consultora IDC, los ingresos capturados por los servicios de telecomunicaciones y de televisión de pago crecieron de nuevo en la segunda mitad de 2020, tras un período de incertidumbre. Esto permitió finalizar el año con una cifra de 1,53 trillones de dólares, lo que prácticamente iguala las cifras de 2019, antes de la pandemia. Según los expertos, durante lo peor de la pandemia, en los primeros seis meses del año pasado, el mercado de servicios de telecomunicaciones cayó de forma muy pronunciada, perdiendo suscriptores y viendo una reducción de su gasto en servicios. Pero en el segundo semestre la situación comenzó a cambiar, a medida que los gobiernos relajaban sus medidas de contención de la enfermedad y se tenía una mayor visibilidad de las futuras vacunas.

Así, en los últimos seis meses del año los clientes retomaron el gasto en servicios y la prisa por recuperar el terreno perdido permitió al mercado recuperarse de los estragos causados por la enfermedad. Este optimismo se ha mantenido en los primeros meses de 2021, y los expertos creen que esto se traducirá en un leve incremento del 0,7% en los ingresos de este sector, que podrían alcanzar unos 1,54 trillones este año. Los analistas de IDC afirma que la pandemia ha cambiado radicalmente el mercado de las telecomunicaciones, y opinan que los servicios de conectividad fija para el consumidor se han transformado en los más importantes, ya que son habilitadores del teletrabajo y el ocio digital en los hogares.

Mientras tanto, los servicios fijos de uso empresarial han perdido impulso al derivar tanto tráfico hacia los entornos domésticos, aunque muchos contratos empresariales se han mantenido, debido a que estaban sujetos a tiempos prolongados de permanencia. Aunque los servicios de voz fija sí han experimentado una contracción, debido al cierre de empresas durante la pandemia, y a que muchos consumidores cancelaron sus contratos de voz para quedarse con los de móvil.

En cuanto a la televisión de pago, desde IDC destacan que la migración de la televisión de pago tradicional hacia los servicios Over-the-Top (OTT) se aceleró durante la pandemia, sobre todo por el aumento en el consumo de contenidos de vídeo y por el lanzamiento de nuevos servicios OTT. Y los expertos están convencidos de que después de la pandemia la conectividad se convertirá en un activo mucho más crítico para los hogares y las empresas, ya que muchos de los hábitos que se han establecido durante la crisis sanitaria van a quedar como algo habitual y absolutamente normalizado, como por ejemplo el trabajo remoto y colaborativo, y el consumo de contenidos multimedia a través de Internet.

Por otro lado, el advenimiento de 5G va a dar más impulso al mercado de televisión de pago y servicios de telecomunicaciones, ya que los consumidores recurrirán a sus dispositivos móviles para acceder a estos servicios desde cualquier lugar. En opinión de Chris Barnard, vicepresidente de infraestructura y telecomunicaciones europeas, en IDC, “la pandemia de COVID-19 demuestra la resistencia y el valor de la industria de las telecomunicaciones. Las nuevas formas de trabajar persistirán más allá de la pandemia, dando forma a las oportunidades de ingresos futuras, mientras que la centralización de la red de los consumidores también impulsará los requisitos de ancho de banda en ese segmento”.