Las fórmulas de pago aplazado se expanden en el comercio electrónico

  • Negocios

ecommerce pago

Con el progreso de las ventas online los minoristas han comenzado a adoptar nuevas fórmulas de pago y de financiación para estimular las ventas, como la de compra ahora y paga después. Según los expertos, esta modalidad de pago va a expandirse con fuerza hasta el año 2026, para cuando los ingresos crecerán un 274% hasta alcanzar casi 1.000 billones de dólares.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

Las ventas online se han consolidado como una de las formas comerciales preferidas por los consumidores, ya que durante la pandemia les ha permitido adquirir todo tipo de productos y servicios con facilidad y sin tener que exponerse a contagios en establecimientos públicos. Esto ha conseguido convencer a las categorías de compradores que tradicionalmente eran más reacios a comprar online, y también ha estimulado el uso de diferentes formas de pago digital que no están disponibles en tiendas físicas.

Por ejemplo, la de “compre ahora y pague después”, una fórmula de financiación que está ganando participación rápidamente en las plataformas de comercio electrónico. Según los expertos de Juniper Research, a pesar de que las regulaciones imponen ciertas restricciones y dificultades a estas formas de pago, los consumidores vana  apostar masivamente por ellas. Solo este año se espera que los ingresos de las plataformas de comercio electrónico derivados de compras con esta fórmula de financiación alcancen unos 266.000 millones de dólares. 

Y se espera que esta cifra crezca un 274% hasta el año 2026, para cuando prevén que alcanzará unos 995.000 millones de dólares. Esta tendencia se fundamenta en que los consumidores encuentran en esta forma de pago una manera de controlar mejor el gasto en todo tipo de productos, y a los minoristas les permite generar un mayor impulso de compra entre los clientes, que gracias a esta modalidad de pago se aventuran a comprar productos pagando a plazos, con o sin intereses, en función del aplazamiento.

Los expertos creen que, aunque las regulaciones que se están preparando en regiones como Europa pondrán limitaciones a fórmulas de pago como esta, los clientes seguirán interesados en poder recurrir a estas fórmulas de financiación. Aunque a través de estas normativas se impondrán mayores controles y una mayor seguridad y transparencia para los usuarios, estos seguirán recurriendo a la compra aplazada para adquirir bienes de consumo y servicios de todo tipo.

Por ello, el “compre ahora y pague después” representará este año el 9% del valor de todas las transacciones globales de comercio electrónico de bienes físicos. Y el porcentaje crecerá hasta más del 24% para el año 2026, lo que da una muestra de la importancia que tendrá para el sector minorista. Por ello, los expertos recomiendan a los vendedores no quedarse atrás en la adopción de esta fórmula financiera, para lo que deberían buscar alianzas con empresas especializadas.

El coautor de este informe de Juniper Research, Damla Sat, explica que “como herramienta para dividir el costo para los usuarios, comprar ahora y pagar después es ideal para artículos de alto costo, ya que permite a los usuarios dividir sin problemas los grandes costos en pagos más pequeños y más manejables. Para 2026, estas plataformas también se convertirán cada vez más en la norma para compras de menor costo, una tendencia impulsada por la demanda de los usuarios y por la mayor integración en las plataforma de comercio electrónico”.