El auge de las ventas online en 2020 no benefició a las empresas españolas

  • Negocios

compras online

A pesar de que el año pasado los consumidores españoles incrementaron las compras por Internet, las empresas españolas no han salido especialmente beneficiadas por la situación. Según las últimas cifras del INE, las ventas online de las compañías nacionales descendieron un 10,4%, aunque esta caída está muy relacionada con el parón que sufrió el sector turístico.

Recomendados: 

Tendencias tecnológicas de alto impacto para tu negocio Leer

CUSTOMER EXPERIENCE: Territorio digital Leer 

Los canales de venta por Internet experimentaron un gran auge en 2020 a causa del confinamiento, cuando los consumidores recurrieron al comercio electrónico para adquirir todo tipo de productos y servicios. Pero, según las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las ventas online de las empresas españolas en su conjunto cayeron un 10,4% hasta 275.398 millones de euros. Este descenso es el primero que se registra desde el año 2014 pero los expertos han matizado estos resultados, que no fueron iguales en todos los sectores.

Los investigadores del INE señalan que la principal causa de este retroceso es la paralización que sufrió el sector turístico, incluyendo hoteles, agencias de viajes, aerolíneas y otras empresas relacionadas. Esta industria tiene un papel clave en la economía española, y su fuerte caída (57% interanual) no ha podido ser compensada por los sectores que sí han logrado capitalizar el crecimiento del comercio electrónico. Por ejemplo, las empresas de bienes de consumo, como cadenas comerciales, hipermercados y tras tiendas, que sí aumentaron sus cifras en los canales online.

Otro factor que ha influido mucho en estas cifras negativas es que las grandes empresas extranjeras como Amazon han acaparado la mayor parte de las ventas de productos. Su dominio se ve reflejado claramente en las últimas cifras de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que solo tiene en consideración las transacciones realizadas con tarjeta, que corresponden en su inmensa mayoría a los consumidores.

Por otro lado, las compras online realizadas por las empresas españolas descendieron un 14,7% (222.101 millones de euros), y representaron el 19,1% del total de 2020, casi el mismo porcentaje que en 2019. Mientras tanto, las compras online de los consumidores crecieron en total un 5,8% interanual, alcanzando un nuevo récord de 51.600 millones de euros. Pero en el cuarto trimestre de 2020 las webs españolas solo lograron capturar el 39% de todo este mercado, mientras que el 61% correspondió a compras realizadas a empresas extranjeras.

A lo largo de este año se ha recuperado la actividad en el turismo y en otros sectores que el año pasado se vieron muy afectados por la pandemia, por lo que cabe esperar que las ventas online sean considerablemente mayores que las de 2020. Aunque probablemente habrá que esperar a 2022 para que las ventas online de las empresas españolas recuperen el crecimiento anterior a la pandemia. Mientras tanto, los expertos recomiendan reforzar las capacidades de venta online y modernizar las plataformas de eCommerce para captar el interés y la fidelidad de los clientes ante el avance imparable de los gigantes del sector.