Continúa el crecimiento acelerado del comercio electrónico

  • Negocios

comercio electronico

Los consumidores han cambiado su forma de comprar a raíz de la pandemia, y cada vez recurren más al comercio electrónico, lo que está llevando a los minoristas a adoptar plataformas de venta online a marchas forzadas. A pesar del restablecimiento de la normalidad el progreso del eCommerce es inexorable, como demuestran las cifras correspondientes a la primera mitad de este año.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

Antes de la crisis sanitaria los compradores online eran una categoría amplia, pero que no abarcaba todos los segmentos de la población en general. Pero durante el confinamiento esto ha cambiado radicalmente, y muchas personas se han visto forzadas a recurrir al comercio electrónico para realizar buena parte de sus compras. Esto les ha permitido comprobar los beneficios de comprar a través de Internet, y la mayoría de estas personas seguirá utilizando las tiendas online en el futuro.

Según el último informe Salesforce Shopping Index, que analiza las actividades de más de mil millones de compradores online en todo el mundo revela que durante el primer trimestre de 2021 los ingresos del comercio eCommerce han aumentado un 20%, y durante el segundo trimestre han vuelto han aumentar otro 71%. En España la situación es muy similar, ya que en los meses de mayo, abril y junio los ingresos han crecido un 67%. Los responsables de este estudio creen que una vez que se restablezca completamente la normalidad no se darán tasas de crecimiento tal elevadas, pero el comercio electrónico seguirá conservando un volumen muy superior al de 2019.

Por el momento, se espera que las ventas online sigan ganando peso e las cifras totales del sector retail, lo que continúa impulsando la digitalización de los minoristas, que están desarrollando sus propias tiendas en Internet. En España un buen número de retailers llevan años trabajando en sus plataformas de comercio electrónico, por lo que esta situación no les ha pillado tan desprevenidos como en otros países.

Aunque en muchos casos todavía tienen que mejorar en ámbitos como la experiencia de usuario, que es uno de los factores decisivos en la captación y retención de clientes. Los problemas principales provienen de la mala gestión de los servicios de entrega, que dilatan excesivamente los plazos y por su incapacidad para satisfacer una demanda fluctuante que en ocasiones alcanza picos superiores a su capacidad de gestión y envío.

Pero quienes han sido capaces de combinar una buena plataforma de venta online con una buena logística y una experiencia de cliente satisfactoria están logrando multiplicar sus ingresos. Otros, en cambio, están sobreviviendo a través de medios más rudimentarios, como canales de ventas por teléfono o servicios de mensajería instantánea, que ofrecen menos confianza y generan menos fidelización.

Esto deja claro que el comercio minorista, en su mayoría, necesita estar adaptado a los nuevos tiempos, ya que el comercio electrónico se ha convertido en uno de los principales canales de compra para los consumidores, y esto no va a cambiar en el futuro. Además, esta fórmula comercial ya no se ciñe las categorías de productos y servicios que tradicionalmente más se han vendido por Internet, sino que los consumidores ahora recurren cada vez más al eCommerce para la adquisición de artículos básicos como los productos de alimentación y una amplia variedad de bienes físicos.