La compra online de bienes físicos impulsa el pago digital

  • Transformación Digital

Comprador 2

Desde sus inicios, el comercio electrónico ha ido calando en la sociedad, y actualmente es uno de los principales canales de venta de todo tipo de productos y servicios. Y con las nuevas tecnologías aplicadas a las finanzas, el valor de los pagos de bienes físicos adquiridos a través de Internet también está aumentando rápidamente, y para 2025 podría alcanzar unos 4,4 trillones de dólares.

Recomendados: 

Informe de ciberamenazas en el tercer trimestre de 2020 Leer

Estudios de Medios de Pago y Fraude Online Leer 

Abriendo la puerta a la próxima ola de comercio digital Leer 

Este año se ha producido un crecimiento inesperado de los pagos online a causa del confinamiento, ya que muchas empresas han tenido que apresurarse a incorporar nuevas tecnologías de pago para seguir operando con seguridad a causa de la pandemia. Y este cambio no es meramente transitorio, sino que ha generado una tendencia de transformación que continuará en los próximos años, animado por el aumento de adquisición de bienes físicos a través de plataformas de comercio electrónico.

En opinión de los expertos de Juniper Research, el valor de las transacciones derivadas de la venta online de bienes físicos será de unos 3,3 trillones este año, y crecerá rápidamente hasta alcanzar los 4,4 trillones en 2025. Y, como explican en este último estudio sobre el tema, este crecimiento del 33% se deberá en gran parte al impulso que se ha generado con la pandemia de COVID-19, que ha modificado el comportamiento y las prioridades de los consumidores, cambios que permanecerán en el tiempo, impulsando el comercio a través de internet.

En este cambio de modelo comercial están teniendo una influencia creciente los mercados emergentes, donde la población está adoptando las nuevas formas de comercio electrónico y de pago digital. Ejemplos claros de ello están en los principales países de Latinoamérica y también en el subcontinente indio, donde los expertos pronostican un crecimiento del 82% y del 116%, respectivamente entre 2020 y 2025.

Asimismo, esta tendencia está dando alas a otro cambio importante, que nace de la necesidad de mejorar los ecosistemas de pagos transfronterizos, unificando criterios y normativas para simplificar las formas de pago ante el progreso del comercio minorista internacional. En opinión de Susannah Hampton, autora de esta investigación, “es fundamental que los comerciantes y proveedores de pagos cumplan con los requisitos regulatorios locales y habiliten los métodos de pago preferidos por los consumidores en todas las regiones, o no podrán capitalizar los mercados de comercio electrónico de mayor crecimiento”.

Además, destaca el progreso del concepto OEM Pay, respaldado por determinados fabricantes de teléfonos móviles como Google o Apple, que han creado sus propios “monederos digitales” para que los consumidores puedan realizar todo tipo de pagos desde sus plataformas, empleando sus cuentas o tarjetas bancarias, y sus demás medios de pago digital de una forma sencilla y con la mínima fricción. Así, pronostican que el uso de estos monederos para comprar productos online crecerá un 730% entre 2020 y 2025, generalizándose en todo el mundo gracias a la mayor concienciación de los consumidores.