La cadena de suministro se moderniza para respaldar el rápido crecimiento del comercio electrónico

  • Negocios

RFID - cadena suministro Zebra

En los últimos años la actividad del comercio electrónico ha crecido con gran rapidez y, según los expertos, en 2022 continuará aumentando su relevancia en la economía global. Esto incrementará la presión sobre las empresas que sostienen la cadena de suministro, que invertirán en nuevas tecnologías de seguimiento de activos y otras soluciones que permitan mejorar su flexibilidad, autonomía y resiliencia.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

España en la era post-COVID: TI para transformar el negocio Leer 

La globalización y la digitalización están impulsando el comercio electrónico, un canal de ventas que está aportando más carga a una cadena de suministro global que ha llegado a saturarse. Durante la pandemia se han mostrado sus debilidades y su incapacidad para hacer frente a cambios repentinos como el crecimiento de los envíos globales que se ha producido en los últimos dos años. En un informe publicado por ABI Research los investigadores estiman que los ingresos del comercio electrónico aumentarán desde los 650.000 millones de dólares registrados en 2020 a unos 8 trillones en 2026, generando un crecimiento explosivo de la logística global.

Por ello, afirman que es fundamental que las cadenas de suministro se vuelvan más ágiles, flexibles y resilientes para hacer frente a posibles interrupciones que se producirán en el futuro. Susan Beardslee, analista principal de logística y gestión de la cadena de suministro en ABI Research, explica que “la pandemia expuso las debilidades de las cadenas de suministro fragmentadas, dependientes de la región e inflexibles. Incluso a medida que los desafíos actuales disminuyan, los desafíos nuevos y potencialmente imprevistos se convertirán en la norma, y las empresas deberán garantizar el suministro en un panorama comercial más volátil”.

En su opinión, las empresas relacionadas con la cadena de suministro deben estar dispuestas a invertir en nuevas tecnologías, infraestructura y recursos humanos para aumentar la eficiencia de sus operaciones y su resiliencia. Esto incluye tecnologías como los gemelos digitales para el comercio minorista, que permiten optimizar los pronósticos y ajustar los precios de forma más dinámica, en base a las condiciones del mercado en cada momento. Las previsiones de ABI Research son que ese mercado podría generar unos ingresos de 88 millones de dólares para 2027 solo en la región de Norteamérica.

Otra tecnología a tener muy en cuenta es la de plataformas de seguimiento de activos, que informan en tiempo real a la cadena de suministro sobre la ubicación de los productos, los usuarios, el reabastecimiento y otras informaciones vitales para administrar mejor las compras y los envíos. Y en los próximos años las empresas de la cadena de suministro invertirán en otras tecnologías relacionadas con la mejora de las comunicaciones y la economía circular.

Beardslee dice que “no existe una única solución milagrosa para abordar los múltiples desafíos de la cadena de suministro, y no todos los desafíos pueden abordarse únicamente con tecnología. Sin embargo, las tecnologías pueden mejorar la visibilidad, la flexibilidad, la eficiencia y la rentabilidad, reparando numerosos desafíos, muchos de los cuales ya existían antes de la pandemia”.