El aumento de precios podría cambiar el modelo de consumo de telecomunicaciones

  • Negocios

movil usuario

Los operadores de telecomunicaciones europeos están adoptando estrategias para incrementar los precios de sus servicios para cubrir los gastos del despliegue de las nuevas redes y compensar el aumento de costes. Esto podría hacer que los clientes se replanteasen no solo cambiar de proveedor, sino abandonar el modelo de contratación fija por uno sin contrato, cambiando completamente el mercado.

Según los investigadores de GlobalData, el mercado europeo de telecomunicaciones está a las puertas de grandes cambios, ya que el aumento del coste de la vida y la previsión de que aumenten los precios de los contratos podría impulsar un cambio radical en el modelo de consumo de servicios. Los operadores están preparando una subida del precio de sus servicios y los clientes están comenzando a replantearse la conveniencia de mantener los contratos fijos.

Los proveedores quieren están buscando formas de costear el despliegue de las nuevas tecnologías de telecomunicaciones, lo que llevaría a incrementar el precio a mitad de los contratos, lo que generará un gran descontento entre los clientes. Como explica Emma Mohr-McClune, Directora de Servicios de Tecnología de GlobalData, “no existe un enfoque estándar para implementar una reevaluación general de precios a mitad de contrato, y hay muchos riesgos”.

Opina que “dichos aumentos podrían resultar en una importante rotación de clientes de carteras de suscripción fija y pospago a modelos sin contrato más flexibles, abiertos y de autoservicio, como los implementados por los proveedores globales de suscripción digital Netflix y Spotify”. Hasta ahora la certeza del gasto ha sido lo que ha sostenido el modelo de contratos entre los consumidores, pero ante un aumento de precios muchas personas se replantean las ventajas de mantener su contrato.

Los expertos destacan que ciertos proveedores enfocados en los servicios de bajo coste están promocionando precios garantizados para este año para ser más competitivos. Su intención es combinar los beneficios de la exclusión voluntaria con la garantía de precios fijos, lo que supondría un problema para el modelo de servicio de telecomunicaciones de contrato fijo, pospago o suscripción.

Mohr-McClune explica que para las empresas de telecomunicaciones se presentan importantes cambios y deben adaptarse ante la posibilidad de que el modelo de negocio cambie radicalmente. Aunque los consumidores aceptasen el incremento del precio a mitad de contrato, para retenerles deberán ofrecer nuevos niveles de flexibilidad y mejoras en la experiencia de valor añadido. Además, recomienda a los proveedores de telecomunicaciones que agreguen más funciones de autoservicio, lo que permitirá a los clientes cambiar las condiciones de su servicio en función de sus necesidades o, incluso, que puedan abandonar su suscripción sin sufrir a causa de una excesiva permanencia.