Las empresas de telecomunicaciones y la nube modernizan sus redes

  • Infraestructura

infraestructuras 5G

En los próximos cinco años los operadores de telecomunicaciones y los proveedores de la nube invertirán 76.000 millones de dólares en infraestructura IP, para modernizar sus redes. En este tiempo acelerarán la implementación de routers y conmutadores de 400 Gbps, una actualización que comenzó el año pasado pero que en 2022 ganará tracción, contribuyendo a elevar las cifras del mercado.

Recomendados: 

5G y redes no terrestres Leer 

Comunicaciones celulares en una era 5G Leer

Cuatro retos a los que se enfrentan los proveedores de servicios de comunicaciones al desplegar 5G Leer 

Las nuevas aplicaciones requieren comunicaciones de baja latencia y los proveedores de telecomunicaciones y de servicios en la nube necesitan dar un salto en la capacidad de sus redes para satisfacer la demanda de sus clientes. Por ello, en 2021 comenzaron la actualización de sus equipos de red, apostando por unidades de 400 Gbps, que constituyen el siguiente paso evolutivo en la infraestructura IP.

Según la última investigación de Dell’Oro Group, esta tendencia se acelerará a partir de este año, y esperan que entre 2022 y 2026 el mercado de routers y conmutadores para proveedores de servicios acumule unos ingresos de 76.000 millones de dólares. Y los investigadores opinan que los dispositivos de 400 Gbps contribuirán decisivamente a este crecimiento.

En su informe, Shin Umeda, vicepresidente de Dell'Oro Group, explica que “las implementaciones de enrutadores de 400 Gbps comenzaron el año pasado, pero eso fue solo el comienzo de un ciclo de actualización a más largo plazo que se acelerará en 2022. Los enrutadores con capacidad de 400 Gbps están abordando una gama más amplia de aplicaciones, y las mejoras económicas ofrecen una atractiva historia de inversión”.

Entre sus previsiones está que el despliegue progresivo de las redes 5G acelerará la implementación de nuevos routers para infraestructura de comunicaciones móviles. En los próximos cinco años los routers desagregados acapararán la mayor parte del mercado, aunque las tecnologías emergentes deberán luchar por establecerse en un mercado en el que los proveedores establecidos están siendo cada vez más competitivos.

Por último, destacan que durante este período los proveedores de la nube irán ganando más peso como clientes en el mercado de routers y conmutadores para proveedores de servicios. Sus pedidos aumentarán a medida que vayan ampliando sus redes, un proceso en el que actualizarán sus infraestructuras al nuevo estándar de 400 Gbps.