La inflación y la guerra impactan en el mercado de pantallas

  • Negocios

oficina monitores

Desde que se declaró la guerra en Ucrania se ha exacerbado la crisis de suministro de materias primas y la inflación ha aumentado rápidamente, lo que está perjudicando a muchos mercados, como el de dispositivos de visualización. Esto se está dejando notar en las tres principales aplicaciones de visualización, que son televisores, monitores y equipos portátiles, cuyos proveedores están revisando a la baja sus previsiones para el primer semestre.

El conflicto armado en Ucrania ha revolucionado los mercados, especialmente en Europa, y la inflación está subiendo a niveles peligrosos, lo que está causando estragos en la economía. En su último informe, los investigadores de TrendForce explican que la escasez de materias primas y la escalada de precios están teniendo efectos muy negativos en el mercado de dispositivos de visualización, algo que se está notando en los tres segmentos más importantes de la industria, que son los de monitores LCD, televisores y ordenadores portátiles, que también dependen de la disponibilidad de paneles.

A esto se suman los cierres y paralizaciones del trabajo que se están viendo en China a causa del nuevo brote de la pandemia, y la política altamente restrictiva que está imponiendo el gobierno del país asiático para frenarlo. El resultado de todas estas incertidumbres económicas y geopolíticas ha afectado gravemente al mercado de pantallas y los expertos señalan que los proveedores se han visto obligados a reducir notablemente sus expectativas de negocio para el primer semestre de 2022.

Por un lado, las restricciones y elevados costes de transporte del año pasado llevaron a muchos clientes importantes a reducir o posponer sus pedidos a la espera de mejores condiciones, y los costes de fabricación de estas pantallas crecieron notablemente. Ahora el precio de los televisores ha caído entre un 30% y un 40% con respecto al pico más alto de 2021, hasta casi el mínimo soportable por la industria, pero no se espera que el coste de los envíos se reduzca en 2022. Por ello, las marcas no podrán hacer grandes promociones para liberar stock.

En lo que se refiere al mercado de monitores para PC, las ventas han crecido mucho en los últimos años, alimentadas por el auge explosivo del teletrabajo, pero este efecto está disipándose. Las previsiones de TrendForce son que este año el mercado se contraerá, ya que los consumidores y empresas están siendo más cautelosos con sus adquisiciones por la inestabilidad geopolítica, económica y la inflación. En el mercado europeo se mantenía una demanda atrasada relativamente estable, pero el conflicto en Ucrania ha desbaratado los planes de vendedores y compradores, y los expertos pronostican que se producirá un efecto mariposa que obligará a rebajar considerablemente las previsiones.

Ahora prevén que los envíos de monitores LCD bajarán de los 144 millones de unidades prevista anteriormente para todo 2022 a unos 143 millones. Esto supone una bajada mínima del 2,3% interanual, aunque el porcentaje podría ser mayor, en función de cómo se desarrollen los acontecimientos a corto y medio plazo.

En cuanto a los ordenadores portátiles, TrendForce ha cambiado sus previsiones de envío para este año, pasando de los anteriores 238 millones de unidades a unos 225 millones, lo que dejaría un descenso del 8,5% interanual. Y opinan que esto se debe a una combinación de tres factores. Por un lado, los envíos de Chromebooks descenderán en torno a un 50% este año, tras el gran auge del año pasado, cuando lograron representar el 15% de todos los portátiles que llegaron al mercado. Esto contribuirá a que los envíos totales de portátiles desciendan entre un 7% y un 10% en todo 2022.

Además, la guerra en Ucrania ha llevado a la inmensa mayoría de fabricantes de portátiles a suspender los envíos a Rusia. Aunque en 2021 este mercado regional solo supuso el 2% del total mundial, la situación afectará a las cifras globales de una forma más amplia. Las últimas previsiones de TrendForce indican que los envíos globales de equipos podrían descender entre un 10% y un 15% interanual con respecto a los niveles de principios de año, algo que también relacionan con el crecimiento de la inflación.

Finalmente, los expertos señalan que la disponibilidad de componentes en la cadena de suministro de los fabricantes de portátiles está aumentando, mientras los precios de algunos elementos clave se están moderando. Opinan que esto generará efectos entrelazados y obligará a las marcas de portátiles a controlar el impulso de compra, lo que afectará a la cadena de suministro aguas arriba.