Se incrementa la demanda de monitores para trabajar desde casa

  • Puesto de trabajo

oficina monitores

La explosión del teletrabajo ha impulsado el mercado de ordenadores a niveles inesperados, especialmente de equipos portátiles, pero también de ciertos periféricos como los monitores. El año pasado la venta de pantallas aumentó de forma considerable, y los expertos prevén que, a pesar de la escasez de ciertos componentes, este año los envíos crecerán de nuevo, superando los 150 millones de unidades.

Recomendados: 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

Aunque los ordenadores portátiles proporcionan una gran flexibilidad para trabajar desde casi cualquier lugar, su pantalla es demasiado pequeña, y los usuarios demandan paneles de más tamaño para su oficina doméstica. Por ello, el año pasado la venta de pantallas de ordenador aumentó un 8,6% interanual, contrariamente a las previsiones negativas de principios del año pasado. Esto permitió a la industria alcanzar el nivel más alto de los últimos 10 años, con envíos de unos 140 millones de unidades, según las últimas cifras publicadas por TrendForce. Aunque parte se debe al auge del segmento gaming, el mayor volumen corresponde a las pantallas pensadas para productividad, con tamaños superiores a las de los portátiles, que generalmente se encuentran en el limitado rango de las 15 pulgadas.

De cara a este año el impulso del teletrabajo continúa, y los expertos prevén que los envíos podrían alcanzar más de 150 millones de unidades, lo que supondría otro aumento del 7,3% interanual. Esto puede parecer excesivo, pero según las cifras que ha publicado TrendForce, solo en el primer trimestre se ha registrado un aumento interanual del 34,1% en los envíos, que rompe con cualquier tendencia estacional previa. Y se espera que en el segundo trimestre pueda superar el 10%.

Los expertos prevén que este año el segmento de pantallas gaming podría alcanzar unos envíos de 29,5 millones de unidades, representando un nada despreciable 17,3% del total, y acaparando gran parte de los envíos de categorías superiores. Pero, a pesar de que tradicionalmente ha sido el segmento de monitores (no televisores) más importante en el mercado doméstico, impulsando la innovación y el aumento de calidad y resolución de las pantallas, el teletrabajo le está ganando la partida, de largo.

Pero las marcas se enfrentan a una importante crisis por la escasez de semiconductores, entre ellos los componentes empleados en la fabricación de los propios paneles LED. Esto llevará a los fabricantes a incrementar sus precios, pero lo harán por obligación, ya que la gran demanda ejerce una presión en sentido contrario, estimulando la competencia para que los precio crezcan. Por ello, algunos fabricantes de primer nivel como Samsung ya están aliándose con otros proveedores para no tener problemas de suministro y poder mantener su competitividad en un mercado que seguirá generando grandes oportunidades este año, a mediad que el teletrabajo continúa expandiéndose.

Según TrendForce, en el primer trimestre la oferta de paneles se mantuvo un 11% por debajo del nivel de demanda, incrementando los precios. En el mes de abril también han subido, y esperan que en mayo se mantenga esta tendencia, lo que pone en riesgo la competitividad de los proveedores con menos capacidad para ajustar sus márgenes. Según los responsables de este informe, ciertas marcas en esta situación estarían comenzando a tener perdidas financieras en lo que va del segundo trimestre, acusando los efectos del constante aumento en el precio de los paneles que se ha venido produciendo en los últimos 9 meses. Como resultado del aumento de costos, se verán obligados a incrementar el precio minorista.