La banca se centralizará en los smartphones a medida que desaparece el efectivo

  • Negocios

banca digitalizacion

A lo largo de esta década la economía digital irá sustituyendo paulatinamente a la basada en el efectivo y los bancos se adaptarán a través de la digitalización de su negocio. En este tiempo la banca irá trasladando su negocio hacia las plataformas móviles, ya que los clientes prefieren utilizar sus smartphones para realizar todo tipo de operaciones bancarias.

Recomendados: 

El "Headless" CMS en la empresa Leer

La optimización de los
los costes IT Informe

Cómo diversificar canales de ventas digitales en empesas B2B  Leer

La digitalización de la economía progresa a un ritmo acelerado, a medida que las personas y las empresas cambian su forma de realizar transacciones y operaciones bancarias. Las plataformas y los medios de pago digitales están sustituyendo al dinero en efectivo y muchos expertos opinan que para el año 2030 la mayoría de países funcionarán sin la moneda física tradicional. Según las investigaciones de GlobalData, este cambio no se limitará a las economías más desarrolladas, sino que se producirá incluso en los países en desarrollo de Asia y África.

En este tiempo los pagos, transacciones y finanzas digitales seguirán expandiéndose, ya que los consumidores, las empresas y las administraciones públicas están utilizando cada vez más las plataformas digitales para realizar sus gestiones. Según GlobalData, el valor de las transacciones realizadas a través de monederos digitales seguirá creciendo hasta alcanzar 140 trillones de dólares para el año 2030, a medida que se popularizan las finanzas online y los servicios financieros integrados, accesibles desde los teléfonos móviles y otras plataformas digitales.

Como explica Beyza Karakoy, analista temática de GlobalData, “la omnipresencia de los teléfonos inteligentes ha acelerado la adopción de monederos digitales como Apple Pay, Google Pay y Samsung como opción de pago. La pandemia también impulsó la adopción de pagos móviles como una alternativa conveniente y sin contacto al efectivo”. Y destaca el gran avance que se está produciendo en los mercados de Asia y África, donde el uso de tarjetas tradicionales está desapareciendo rápidamente en favor de los pagos móviles, un cambio que servirá de ejemplo para otras economías como la europea.

Aunque todavía hay barreras importantes que superar para los gobiernos, las empresas y los propios bancos, como la dificultad que experimenta la población de más edad para adaptarse a una economía basada en lo digital y las plataformas móviles. Pero las autoridades están convencidas de que el cambio a una economía sin efectivo permitirá reducir el flujo de dinero negro y el fraude, y los bancos centrales están cada vez más decididos a lanzar monedas digitales del banco central (CBDC) para afianzar la nueva economía digital.

Las nuevas generaciones impulsarán el cambio

Como sucede con otras áreas digitales, la economía digital basada en smartphones, redes sociales y otras plataformas online se verá impulsada por la afinidad que siente la población joven con las nuevas tecnologías. Según GlobalData, los Millennials y la Generación Z serán los principales catalizadores del cambio, incentivando el uso de monederos digitales en el comercio social a través de dispositivos móviles.

En palabras de Karakoy, “la popularidad del comercio social impulsará el desarrollo de súperaplicaciones que ofrecen una amplia gama de servicios, que incluyen finanzas, redes sociales y comercio electrónico”. Opina que las súperaplicaciones se volverán omnipresentes para el año 2030, destacando el papel que jugarán en este mercado grandes plataformas como Meta, que cuenta con más de 3.000 millones de usuarios activos mensuales en todo el mundo.