Las superaplicaciones y las redes sociales impulsan los pagos digitales nacionales

  • Negocios

smartphones pago

La generalización de los sistemas de pago instantáneo está impulsando el volumen de transferencias digitales de dinero dentro de las fronteras nacionales, que podrían aumentar hasta un 50% entre 2022 y 2026. En este crecimiento tendrán un papel clave las superaplicaciones, que aglutinan múltiples servicios en una sola plataforma, incluyendo pagos y transacciones financieras, y también los pagos integrados en las redes sociales, que están ganando presencia en muchos países.

Recomendados: 

Oportunidades de transformación tecnológica para las PYMES Video

Viaje al Cloud en la estrategia de modernización  empresarial Documento

El teletrabajo en España antes, durante y después de la pandemia Informe

La economía digital está ganando terreno a las formas de pago tradicionales, y en muchos países el uso de efectivo se irá reduciendo paulatinamente a lo largo de esta década. Los principales impulsores del cambio son el auge del eCommerce y de los medios de pago digital, que están sustituyendo a la moneda tradicional no solo en plataformas online, sino también en los comercios físicos. El resultado es que las transferencias de dinero dentro del ámbito nacional están creciendo rápidamente, introduciendo cambios importantes en la economía de muchos países.

Según un informe publicado por Juniper Research, el volumen de transferencias digitales de dinero de carácter nacional alcanzará unos 207.000 millones de dólares este año, y la cifra podría crecer casi un 50% para 2026, superando por primera vez en la historia la barrera de los 300.000 millones de dólares. Este crecimiento se debe sobre todo a la popularización de los mecanismos de pago instantáneo, pero los investigadores apuntan a que el mayor impulso provendrá de la popularización de las superaplicaciones.

Estas consisten en plataformas digitales que aglutinan múltiples servicios en una sola App, entre los que se encuentran el pago y el procesamiento de transacciones financieras. Esto hace que los consumidores puedan abonar todo tipo de productos y servicios en un solo ecosistema, incluyendo muchos casos de uso en los que el pago tradicionalmente se ha realizado en efectivo. Los países que están impulsando este modelo son China, Estados Unidos e India, que para el año 2026 representarán alrededor del 74% de las transacciones digitales nacionales en todo el mundo.

Y los expertos explican que los pagos sociales tendrán un papel cada vez más importante en la economía, a medida que los proveedores de redes sociales integran tecnologías de pago digital en sus servicios. Las plataformas que han ganado más peso en este ámbito son WeChat Pay, en China, y Venmo, en Estados Unidos. Pero se espera que otras ganen presencia en los próximos años, por lo que los expertos recomiendan a los proveedores de transferencias de dinero que busquen asociaciones con las plataformas sociales más populares en cada país para integrar los pagos sociales.

Pero el futuro no está solo en estos mercados más consolidados (China, EEUU e India), ya que los pagos digitales se están expandiendo rápidamente en otras geografías. Damla Sat, coautora de esta investigación, dice que “los proveedores de transferencias de dinero deben enfocarse en los mercados de mayor crecimiento para asegurar el mejor retorno de la inversión, con América Latina y Europa Occidental identificadas como las que tienen las tasas de crecimiento pronosticadas más sólidas”.

Y de nuevo pone el foco en el potencial de las superaplicaciones para impulsar el pago digital de ámbito nacional. En estas plataformas se acabarán concentrando numerosos servicios que los consumidores consideran valiosos, entre ellos el comercio electrónico, los servicios financieros y bancarios, y otros que implican transacciones económicas que pueden realizarse de forma digital.