Las ventas de PC y tabletas seguirán cayendo en 2023

  • Negocios

ordenador, portatil, pc

La demanda de ordenadores y tabletas ha ido disminuyendo desde comienzos de año, con perspectivas de que 2022 se cerrará con una caída del 11,9% con respecto a 2021. IDC pronostica que esta situación se prolongará el año que viene y, aunque todavía hay oportunidades de negocio para los proveedores, las ventas volverán a caer en 2023.

  Recomendados....

» Tendencias TI 2023 y factores que influirán en su despliegue  Webinar
» Nueve formas prácticas de optimizar los costes IT  Guia
» 5 aspectos a evaluar en su sistema telefónico y claves para aumentar su éxito Leer

El mercado de ordenadores y tabletas ha dejado atrás el crecimiento acelerado visto durante los primeros años de pandemia, y en 2022 las ventas se han reducido considerablemente. La inestabilidad económica y el gasto continuado de consumidores y empresas en equipos durante estos años han dejado un mercado saturado y con pocas perspectivas de crecimiento. Según las últimas cifras publicadas por IDC, este año las ventas serán un 11,9% inferiores a las de 2021, con un total aproximado de 456,8 millones de PC y tabletas vendidos.

Además, opinan que la tendencia descendente continuará durante el año que viene, y prevén que los envíos de ordenadores descenderán un 6,5% en 2023, hasta 281 millones de unidades, mientras que los de tabletas bajarán de nuevo un 6,7% hasta 148 millones. A pesar de estos descensos, los analistas destacan que el año que viene las ventas seguirán estando por encima de los niveles anteriores a la pandemia.

En 2023 el mercado seguirá enfrentándose a desafíos macroeconómicos, a un inventario bastante lleno en el canal y a una saturación cada vez mayor, pero los proveedores todavía tendrán oportunidades de negocio. En IDC esperan que el mercado de PC mostrará una tasa de crecimiento interanual de cinco años del 1%, pero el mercado de tabletas verá una tasa negativa, con una CAGR estimada del -1,7%.

En su informe, Jitesh Ubrani, gerente de investigación de los rastreadores de dispositivos de consumo y movilidad, comenta que “la realidad es que tanto los fabricantes de PC como de tabletas tendrán dificultades en los próximos meses, ya que no solo se espera que disminuyan los volúmenes, sino también los precios de venta promedio”. Añade que el exceso de inventario a muy corto plazo está obligando a los proveedores a ofrecer grandes descuentos y que, mientras dure la recesión económica, los clientes desplazarán su demanda de los modelos de gama alta a los de gama media.

El segmento de consumo será el que más caerá el año que viene, aunque los expertos esperan que el segmento comercial vea un repunte de ventas por una próxima actualización de plataformas hacia finales de 2023. Linn Huang, vicepresidente de investigación de dispositivos y pantallas en IDC, dice que, de cara al futuro, el mercado podría recuperar el crecimiento animado por ciertos impulsores de ventas, como la actualización a Windows 11, el mayor esfuerzo por implementar la educación digital o la modernización de los ecosistemas digitales del hogar. Esto contribuirá a que el mercado vaya recuperándose a partir de 2024.